¡Date prisa! 10% descuento en todas nuestras pruebas. Código: Navidad10

Válido hasta el 10/01/2022. No acumulable a otros vales descuento.

Días
Horas
Minutos
Segundos

Astenia primaveral: todo lo que debes saber

La primavera es sinónimo de vida. En esta estación suben las temperaturas, florecen las plantas y muchos seres vivos comienzan su etapa reproductora. También se abren paso los planes al aire libre, las escapadas al campo y la planificación de los viajes. A medida que el Sol ocupa más horas del día y hace más calor, los seres humanos nos activamos y buscamos disfrutar la vida en el exterior. Todas estas sensaciones positivas asociadas al cambio de tiempo son comunes, pero también es usual sentir un fenómeno conocido como astenia primaveral en esta época del año, totalmente contrario a lo que acabamos de narrar.

La apatía, la falta de energía y el malestar generalizado pueden tener múltiples causas en cualquier momento del año. Cuanto más se conozcan los posibles agentes causales, mejor se realizará el diagnóstico en el momento adecuado. En las siguientes líneas, te contamos todo lo que debes saber sobre la astenia primaveral.

¿Qué es la astenia primaveral?

Empecemos sentando bases. La astenia es el término médico que se emplea para describir el cansancio, la debilidad o la fatiga general que dificulta o impide ejecutar tareas fáciles de llevar a cabo en situaciones de normalidad. Esta sensación se suele acompañar de una disminución de la capacidad psicomotora, reducción de la actividad psíquica, carencia de iniciativa, déficit de voluntad y rápida fatigabilidad a nivel tanto físico como mental.

Existen 2 tipos de astenia:

  1. Funcional: está vinculada a estados alterados como depresión, estrés o ansiedad.
  2. Orgánica: está relacionada con patologías o enfermedades orgánicas, tales como la anemia, los problemas del corazón, el hipotiroidismo o las infecciones, entre muchas otras.

Con estos términos en mente, es fácil llegar a la conclusión de que la astenia primaveral es un estado pasajero y subjetivo de cansancio, tanto físico como mental, que se instaura al inicio de la primavera. Recalcamos que se trata de un tipo de astenia funcional sin una causa orgánica definida. En el hemisferio norte, los síntomas de esta condición suelen presentarse desde mediados de marzo hasta mediados de abril, y dependiendo de la persona, pueden ser más o menos pronunciados.

Tal y como indican fuentes científicas, la astenia primaveral no está presente como una enfermedad en el Catálogo de Clasificación Internacional de Enfermedades de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Tampoco se considera un trastorno psiquiátrico caracterizado y no está reflejado en el Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders de la Asociación Psiquiátrica Estadounidense. Todavía existe cierto debate sobre su caracterización o no como patología, pero a día de hoy no es una enfermedad.

A pesar de la falta de evidencia para su inclusión como cuadro patológico, fuentes ya citadas estiman que la incidencia de la astenia primaveral está al alza. A pesar de la dificultad para realizar estudios epidemiológicos de este cuadro, se estima que hasta el 10-20 % de los adultos que acuden a los centros de atención primaria en inicios de primavera lo hacen por cuadros asténicos. Además, parece ser algo más común en mujeres que en hombres.

movil
salud proactiva

Síntomas de la astenia primaveral

Existen diversos síntomas de astenia primaveral y estos pueden variar, tanto en número como en intensidad, según la persona. De todas formas, recordamos que estos signos no deberían prolongarse por un periodo mayor de 3 semanas tras la instauración de la primavera. De lo contrario, es posible que una causa orgánica (como anemia o déficit de vitaminas) sea la verdadera causa subyacente. Ante la aparición de cualquier síntoma persistente, se recomienda una visita al médico.

En la siguiente lista, se recogen los síntomas más reportados de la astenia primaveral:

  • Cansancio y debilidad general, especialmente por la mañana.
  • Falta de energía.
  • Somnolencia generalizada y problemas para dormir.
  • Pérdida de energía, apetito y libido.
  • Irritabilidad, nerviosismo y ansiedad.
  • Dolores de cabeza (cefaleas).
  • Malestar a nivel muscular y articular.
  • Apatía.
  • Tensión arterial baja (hipotensión).
  • Falta de motivación.

En este punto, es necesario destacar que no se deben confundir los síntomas citados con los de una depresión o un trastorno afectivo estacional (SAD). Estas últimas sí son condiciones psiquiátricas que se pueden diagnosticar y cursan con signos más severos y duraderos, como pérdida total de interés en actividades que antes sí lo reportaban, sensación de culpabilidad y de no servir para nada y pensamientos o ideaciones de suicidio, entre otros.

La astenia primaveral no tiene una duración muy extensa y los pensamientos/sensaciones que conlleva tampoco son incapacitantes. En caso de sentir que cualquiera de estos signos se escapa de la “normalidad”, lo más adecuado es buscar ayuda psicológica con rapidez.

Causas

Las causas de la astenia primaveral no están claras. De todas formas, existen diversos factores que pueden promover su aparición. Los resumimos en la siguiente lista:

  • Cambio del tiempo: en primavera, suben las temperaturas y se producen variaciones en la presión atmosférica. Las fluctuaciones de la presión barométrica y el calor pueden alterar el estado de ánimo y desencadenar dolores de cabeza, lo que a su vez deriva en apatía generalizada, problemas para dormir y otros muchos signos de la astenia primaveral.
  • Aumento de horas de luz diurna: después del equinoccio de primavera los días aumentan progresivamente, con unas 12 horas de luz, y las noches tardan más en llegar. Estos cambios de horarios hacen que el cuerpo reajuste sus niveles hormonales y se liberen más endorfinas, testosterona y estrógenos. El baile hormonal puede ser en parte responsable del cansancio generalizado.
  • Cambio de horario: el cambio de hora que se produce en Europa el día 26 de marzo hace que durante el primer día siguiente se duerma una hora menos. Puede tomar algo de tiempo y cansancio reajustarse a este nuevo horario.
  • Otros motivos: como estrés, alta presión laboral vinculada a un mayor flujo de trabajo, mayor presencia de ciertos agentes infecciosos y más.

¿Cómo tratar una astenia primaveral?

En este punto, recordamos que la astenia primaveral no se considera una enfermedad como tal. Por esta razón, no tiene por qué requerir un proceso diagnóstico o un abordaje clínico por parte de un profesional médico. Algo muy diferente es si el cansancio se debe a una depresión, una anemia, una falta de vitaminas o el mal funcionamiento de un órgano. En estos últimos casos, sí se requiere guía médica. Como mínimo, hay que buscar ayuda de un profesional en salud para distinguir esta condición de otras más graves.

Aunque no sea una patología, la astenia primaveral también puede abordarse con ayuda de un farmacéutico, un médico de atención primaria o un nutricionista. El primer paso para tratarla pasa por cuidar más el estilo de vida. Esto incluye tener una dieta balanceada (rica en energía, vitaminas y productos frescos), minimizar el consumo de ultraprocesados y elementos nocivos (como tabaco o alcohol), dormir mínimo unas 7-8 horas al día, realizar 30 minutos de actividad física diaria y beber 1-2 litros de agua al día.

En ocasiones, la astenia primaveral puede formar parte de una canalización de sentimientos como ansiedad, tristeza, melancolía o apatía no necesariamente relacionados con el cambio de estación. Es necesario prestar atención a las emociones propias y tratar de evitar/manejar con mayor eficacia las situaciones que generan disconformidad en el día a día. En caso de que esto no sea posible solo, se puede buscar ayuda psicológica (aunque no se tenga ningún cuadro diagnosticado).

Enfermedades comunes en primavera.

La astenia primaveral es un cuadro complejo que, aunque no se considera enfermedad, requiere cierta atención. Si con todos los cambios físicos y conductuales que hemos citado la situación no mejora con el paso de los días, te recomendamos buscar ayuda médica. Es posible que tu cuadro se explique por una enfermedad subyacente y requieras tratamiento.

Compra tu prueba

¿Astenia primaveral, o un problema orgánico? En VIVOLABS, ponemos a tu disposición diversos análisis de sangre que te permitirán conocer tu estado de salud general. Así, podrás comenzar el proceso diagnóstico cuanto antes y saber a qué se debe tu apatía y falta de energía.

Otros artículos relacionados

Las 10 enfermedades más comunes en todo el mundo.
Salud general

Las 10 enfermedades más comunes

En el planeta Tierra, más de 7888 miles de millones de personas convivimos día a día, compartiendo experiencias vitales, organizando territorios, experimentando conflictos internacionales y

Leer más »

Deja aquí tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *