¡Date prisa! 10% descuento en todas nuestras pruebas. Código: Navidad10

Válido hasta el 10/01/2022. No acumulable a otros vales descuento.

Días
Horas
Minutos
Segundos
Logo_web

Cáncer de páncreas

El término “cáncer” engloba a un conjunto de enfermedades que pueden ocurrir en casi cualquier parte del cuerpo. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), este grupo patológico es la principal causa de muerte en todo el mundo, pues genera casi 10 millones de defunciones anuales (1 de cada 6). Algunos cánceres son más comunes que otros, pero todos conllevan un claro riesgo para la salud.

La tasa de supervivencia relativa tras el diagnóstico de un cáncer depende de muchos factores, como el estado de salud general de la persona, el tamaño y el tipo de tumor, la posibilidad de metástasis y más. Por desgracia, algunos de estos procesos son letales en la práctica totalidad de los casos. En las siguientes líneas, hablamos de uno de los cuadros cancerígenos más mortales: el cáncer de páncreas.

¿Qué es el cáncer de páncreas?

El cáncer no es solo una enfermedad, pues representa a un grupo patológico heterogéneo con una característica común: el crecimiento descontrolado de células que tienden a invadir y destruir los tejidos sanos circundantes. Nuestro cuerpo está compuesto por miles de millones de células y el proceso puede comenzar a partir de mutaciones en (casi) cualquiera de ellas.

El cáncer pancreático es un cáncer que se origina en el páncreas. Existen varios tipos, pero la mayoría de ellos se pueden englobar en las siguientes categorías:

  1. Tumores exocrinos: suponen la variante más frecuente de cáncer de páncreas. Reciben este nombre porque se originan en la porción exocrina del órgano, es decir, la encargada de producir y liberar al duodeno enzimas que intervienen en la digestión. El tipo de tumor exocrino más habitual es el adenocarcinoma ductal del páncreas, representando más del 90% del total. Es un cáncer muy agresivo y tiene un pronóstico pobre.
  2. Tumores endocrinos: son mucho menos frecuentes que los anteriores y representan, como mucho, el 7% del total. Además, los tumores dentro de esta categoría pueden producir o no hormonas, afectando de un modo u otro al organismo. Su pronóstico es mucho mejor en estadios localizados.

Según estudios epidemiológicos, el cáncer de páncreas se diagnostica en casi 500 000 personas al año. Por desgracia, esta neoplasia maligna se cobra más de 330 000 vidas anuales, convirtiéndolo en uno de los cánceres más letales en todo el mundo. La tasa de supervivencia a 5 años después del diagnóstico casi nunca supera un 5%.

Debido a su epidemiología e importancia clínica, nos vamos a centrar a partir de ahora en los tumores exocrinos, especialmente en el adenocarcinoma ductal del páncreas.

El cáncer de páncreas puede cursar con síntomas como náuseas y pérdida de apetito.

Síntomas del cáncer de páncreas

Los cánceres, en general, son asintomáticos en sus etapas tempranas. Cuando se detectan los signos clínicos más evidentes la enfermedad ya suele estar avanzada, lo que dificulta de forma considerable su tratamiento. Además, la mayoría de las manifestaciones de este cáncer son inespecíficas y se pueden confundir con otros muchos padecimientos menos graves.

Algunos de los síntomas más comunes del cáncer de páncreas son los siguientes:

  • Dolor en el abdomen que se irradia a la espalda.
  • Diarrea y producción de heces de color arcilloso.
  • Fatiga y debilidad.
  • Pérdida de apetito y de peso involuntaria.
  • Color amarillento de la piel y los ojos (ictericia).
  • Coágulos sanguíneos.
  • Cuadro nuevo de diabetes o diabetes preexistente que se descontrola.

Uno de los síntomas más evidentes de esta enfermedad es la ictericia, producida por el bloqueo del conducto biliar del hígado. Ante cualquiera de los signos clínicos citados, la mejor opción es acudir al especialista médico cuanto antes.

Causas del cáncer de páncreas

El cáncer surge a partir de células que sufren mutaciones en su ADN. En situaciones de normalidad, los cuerpos celulares crecen, se dividen y mueren según las necesidades fisiológicas del organismo. Algunas mutaciones pueden trastocar el ciclo celular, provocando así que estas células se multipliquen sin control. Así se produce el tumor cancerígeno con capacidad de expandirse a otras partes del cuerpo.

El cáncer es un grupo patológico multifactorial que no se puede explicar por una sola causa en casi ningún caso, pues tanto el ambiente como la predisposición genética suelen influir en su aparición. De todas formas, se han registrado ciertos factores de riesgo para el desarrollo de cáncer de páncreas. Destacamos los siguientes:

  • Ser fumador: se cree que hasta el 25% de los casos de cáncer de páncreas surgen a causa del tabaco. El riesgo de los fumadores es el doble con respecto a la población general.
  • Diabetes: aunque se desconoce el motivo, las personas con diabetes tipo 2 son más proclives a desarrollar este tipo de cáncer.
  • Obesidad: las personas obesas aumentan su riesgo en un 20%, de forma aproximada.
  • Pancreatitis: la pancreatitis es la inflamación crónica del páncreas. Está asociada a la aparición de cáncer de páncreas a lo largo del tiempo.
  • Edad avanzada: la mayoría de las personas con cáncer pancreático tienen 65 años o más.
  • Predisposición genética: algunos de los genes asociados al cáncer pancreático son KRAS, CDKN2A, SMAD4 y TP53.

Ser fumador, diabético y tener una dieta deficiente a largo plazo son los factores de riesgo combinados que más se asocian a este tipo de cáncer. De todas maneras, no siempre tiene una causa clara.

Diagnóstico del cáncer de páncreas

Casi todo diagnóstico de cáncer comienza con una visita al médico de cabecera y una exploración física general. Es posible que el profesional sienta una protuberancia abdominal al hacer el palpamiento, pero este signo es solo la primera pista.

La analítica sanguínea puede ser de utilidad en los siguientes frentes:

  1. Evaluar la función hepática: si hay ictericia, el análisis de sangre puede servir para empezar a dilucidar la causa.
  2. Buscar marcadores tumorales: la concentración elevada de ciertos marcadores en sangre puede indicar un proceso cancerígeno. En este análisis, se buscan los marcadores tumorales CA 19-9 y antígeno carcinoembrionario.

El análisis de sangre nunca reporta suficiente información para diagnosticar el cáncer de páncreas al 100 %. Tras encaminar la sospecha, serán necesarias pruebas de diagnóstico por imagen para encontrar el área de conflicto, como resonancias magnéticas, ecografías y tomografías computarizadas. La colangiopancreatografía permite observar los conductos pancreáticos y biliares para determinar cualquier anormalidad en ellos causada por el tumor.

Una vez se ha encontrado el tumor, el diagnóstico definitivo llega a través de una biopsia pancreática. En ella, se buscan y extraen células malignas en la zona con el fin de analizarlas bajo el microscopio.

Tratamiento del cáncer de páncreas

El tratamiento del cáncer pancreático depende de muchos factores, entre los que se encuentran el tipo y extensión del tumor, el estado de salud general del paciente, la afectación del órgano e, incluso, la elección personal. Si se detecta el tumor en sus etapas iniciales, las probabilidades de éxito aumentan de forma considerable.

La cirugía es el procedimiento más esperanzador a la hora de hablar del abordaje clínico del cáncer de páncreas. De todas formas, retirar todo el tumor o parte de él solo es una opción en el 20% de los casos, pues la mayoría de los pacientes ya han padecido una diseminación a otros tejidos. La quimioterapia y la radioterapia combinadas con esta resección pueden llegar a curar a un pequeño porcentaje de personas.

Si el cáncer está avanzado, la única opción es tratar de paliar los síntomas y mejorar la calidad de vida del paciente durante todo el tiempo posible. La quimioterapia paliativa, el stent del conducto biliar obstruido, la dieta especial, los fármacos analgésicos potentes y la toma de medicamentos para el control de la diabetes pueden ser de gran ayuda en este frente.

El cáncer de páncreas tiene un pronóstico pobre incluso en sus etapas tempranas. Por ejemplo, la tasa de supervivencia a 5 años del diagnóstico en fase localizada es del 34%. Si se combinan todos los estadios de la enfermedad, la probabilidad de sobrevivir a 5 años se reduce a un 9% o menos. Se requiere mucha investigación para poder combatir este tipo de cáncer de forma eficaz.

El dolor abdominal es uno de los síntomas principales del cáncer de páncreas.

Como habrás podido comprobar, el cáncer de páncreas es uno de los más letales y difíciles de tratar. Por ello, es necesario tratar de diagnosticarlo cuanto antes. Si tienes cualquiera de los síntomas citados, no dudes en ir al médico. En cuestiones de cáncer, cada segundo cuenta.

Compra tu prueba

En VIVOLABS, contamos con perfiles sanguíneos especializados que contienen el análisis de los marcadores tumorales citados (CA 19-9 y antígeno carcinoembrionario). También ponemos a tu disposición un perfil hepático que será de gran utilidad para descubrir la causa de una ictericia, entre otras muchas patologías. Ninguno requiere cita previa o prescripción médica.

Otros artículos relacionados

pruebas de vih en Madrid
Salud sexual

Tipos de pruebas del VIH

El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) no requiere presentación. Desde su descubrimiento en el año 1983, más de 84 millones de personas se han

Leer más »

Deja aquí tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *