¡Date prisa! 10% descuento en todas nuestras pruebas. Código: Navidad10

Válido hasta el 10/01/2022. No acumulable a otros vales descuento.

Días
Horas
Minutos
Segundos
Logo_web

Faringitis estreptocócica

El picor de garganta es muy común durante el otoño y el invierno. En la mayoría de los casos, este cuadro está causado por una infección vírica (Rhinovirus, Influenzavirus y más) y se resuelve por sí solo con el paso del tiempo. De todas formas, en algunas ocasiones sí se requiere un abordaje clínico. Este es el caso de la faringitis estreptocócica.

La faringitis estreptocócica, más conocida como GAS por su traducción al inglés, es uno de los motivos más generales de dolor de garganta en niños y adolescentes, sobre todo entre los 5 y 15 años de edad. En las siguientes líneas, te contamos las causas, los síntomas y el tratamiento de esta entidad clínica tan frecuente cuando llega el frío.

¿Qué causa la faringitis estreptocócica?

El término faringitis se emplea para describir la irritación, inflamación o infección de la faringe, sobre todo en su tejido linfoide. Puede ser aguda, de corta duración y producida por virus o bacterias, o crónica. La faringitis crónica tiene una etiología más variada y puede tener causas no infecciosas, como el alcoholismo, el consumo de tabaco, la respiración excesiva por la boca o el reflujo faringo-laríngeo.

En específico, la faringitis estreptocócica, conocida como strep throat o GAS en inglés, es la causada a partir de la infección por Streptococcus pyogenes o estreptococo beta-hemolítico del grupo A. Esta es una bacteria Gram-positiva formada por cocos (células redondas) inmóviles y sin esporas que tienden a enlazarse en cadenas. Además de la faringe, esta bacteria es capaz de colonizar la mucosa genital, el recto y la piel.

El strep throat es la causa principal de faringitis en niños y adolescentes, con un pico claro de incidencia durante el invierno y la primavera. Además, es mucho más común en el entorno escolar debido a la aglomeración de posibles reservorios. En adultos, este tipo de infección es poco frecuente y reduce drásticamente su prevalencia a partir de los 40 años.

La disfagia puede cursar con muchos signos clínicos.

Síntomas de la faringitis estreptocócica

Los síntomas de la faringitis estreptocócica son bastante característicos de la condición. Entre ellos, destacamos los siguientes:

  • Dolor de garganta de aparición generalmente súbita.
  • Fiebre, que suele instaurarse de forma rápido y alcanza su pico en el segundo día de la infección.
  • Escalofríos.
  • Garganta enrojecida.
  • Manchas blancas a los lados de la boca (amígdalas infectadas).
  • Ganglios linfáticos del cuello inflamados.
  • Dolor de cabeza.

Los niños pequeños con faringitis estreptocócica pueden llegar a experimentar otros síntomas a partir de los 3 días de la infección. Algunos de ellos son problema para tragar, dolor de estómago, malestar general que impide las acciones normales, pérdida de apetito, náuseas y sarpullidos. Cualquier dolor de garganta considerable que se mantenga por más de 48 horas debe ser atendido, sobre todo en la población infantil.

¿Cómo se contagia?

El agente causal de la faringitis estreptocócica se transmite a través del contacto directo con una persona infectada. La bacteria viaja en las gotitas de saliva emitidas por alguien enfermo cuando habla, tose o estornuda, aunque también se puede transmitir cuando se comparten comidas/bebidas que han estado en contacto con un foco de infección.

En este punto, también cabe destacar que los estreptococos de grupo A pueden causar infecciones de la piel conocidas como impétigo. Si se entra en contacto directo con las lesiones de este cuadro clínico o los líquidos que supuran y luego se toca la boca sin querer, también se puede producir la infección.

Las personas con faringitis estreptocócica que no están tomando antibióticos son contagiosas por hasta 2-3 semanas. Por otro lado, aquellas que sí reciben la atención médica adecuada dejan de ser un foco de riesgo en 24-48 horas después del inicio del tratamiento. Por ello, es importantísimo acudir al centro médico en cuanto se note un dolor de garanta intenso que no mejora con los días.

Diagnóstico de la faringitis estreptocócica

La exploración física es el primer paso para diagnosticar una faringitis estreptocócica. Los Criterios de Centor modificados se utilizan en la medicina primaria para diferenciar una faringitis estreptocócica de una viral. Cada uno de estos valores positivos suma un puto:

  1. Ausencia de tos.
  2. Exudado amigdalar (secreción blanquecina).
  3. Fiebre de más de 38 °C.
  4. Adenopatías cervicales anteriores (inflamación de los ganglios linfáticos del cuello).

Además de estas reglas, se añade un punto al score general a las personas de 15 años o menos y se le sustrae un punto a aquellas con más de 44 años. La interpretación de los resultados es muy variable: con una puntuación de 0 a 1 se sospecha más de una infección vírica que bacteriana y no se requiere más investigación. A partir de la puntuación de 2, se puede recomendar una prueba de antígenos rápidos e, incluso, empezar un tratamiento antibiótico a partir de los síntomas.

La forma más fiable para diagnosticar la faringitis estreptocócica es hacer un cultivo bacteriano en el laboratorio a partir de una muestra extraída de la boca. De todas formas, la confirmación de la infección se puede demorar por hasta 48 horas. El abordaje elegido depende en su totalidad de cómo de claro vea el cuadro el médico.

Tratamiento

El tratamiento de la faringitis estreptocócica siempre pasa por el uso de antibióticos. Los primeros fármacos de elección son la amoxicilina y la penicilina, pues su costo es bajo y las reacciones adversas reducidas. La penicilina se suele recetar en dosis de 250 miligramos 2-3 veces al día en niños y 4 veces al día en adultos. También se puede recurrir a una dosis intramuscular, aunque esto es mucho menos común.

Si el paciente es alérgico o presenta una reacción adversa a los fármacos citados, la clindamicina, la claritromicina y la azitromicina son opciones válidas. No se suele recomendar una prueba para confirmar la cura a menos que exista una clara recurrencia de faringitis estreptocócica.

Pruebas de paternidad.

La faringitis estreptocócica es una condición clínica común en niños pequeños. Aunque pueda ser muy desagradable para el paciente, con el consumo de antibióticos a tiempo suele ser más que suficiente para mejorar. Si te duele la garganta y no mejoras en un par de días, no dudes en acudir al médico.

Compra tu prueba

Otros artículos relacionados

pruebas de vih en Madrid
Salud sexual

Tipos de pruebas del VIH

El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) no requiere presentación. Desde su descubrimiento en el año 1983, más de 84 millones de personas se han

Leer más »

Deja aquí tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *