¡Date prisa! 10% descuento en todas nuestras pruebas. Código: Navidad10

Válido hasta el 10/01/2022. No acumulable a otros vales descuento.

Días
Horas
Minutos
Segundos

Los síntomas de la celiaquía

La celiaquía es un proceso crónico y multiorgánico. Este último término hace referencia a la extensión de los síntomas, pues estos no se circunscriben solo al aparato digestivo. Se trata de una enfermedad de naturaleza sistémica, ya que la malabsorción de nutrientes y la respuesta inmunitaria anormal pueden causar daños en cualquier parte del organismo. Aquí se recogen los síntomas de la enfermedad celiaca según la edad y otros factores del paciente.

La celiaquía en bebés

La celiaquía puede manifestarse en los lactantes durante sus primeros 6 meses de vida. Esta respuesta inmunitaria adversa temprana podría deberse a la exposición a la gliadina no degradada a través de la leche materna, es decir, la transmisión del gluten de la dieta de la madre al recién nacido mediante la lactancia. Aun así, es mucho más común que los síntomas se originen a partir de los 6 meses de vida, sobre todo cuando el infante empieza a consumir papillas de cereales y otros alimentos más variados.

Según la Celiac Disease Foundation, algunos de los síntomas más evidentes de la celiaquía en bebés son los siguientes:

  • Vómitos.
  • Hinchazón abdominal.
  • Irritabilidad.
  • Retraso en el crecimiento.
  • Diarrea con olor nauseabundo.
  • Malnutrición general.

Todavía no se sabe con exactitud por qué algunas personas celíacas desarrollan síntomas poco después del nacimiento y otras permanecen asintomáticas durante mucho tiempo tras la exposición al gluten. De todas formas, es muy importante realizar pruebas diagnósticas en cuanto el infante muestre los primeros signos clínicos (o si hay un claro historial familiar de celiaquía).

La celiaquía en los niños en edad escolar

Los síntomas más frecuentes en niños celíacos en edad escolar son los típicos de las intolerancias alimenticias. El cuadro constituye la forma “clásica” de la enfermedad, es decir, con manifestaciones intestinales predominantes. De todas maneras, en edades más alejadas del nacimiento (a partir de los 2 años) también pueden aparecer signos extraintestinales de la patología. Algunos de los eventos que indican enfermedad celíaca en un niño son los siguientes:

  • Retortijones y dolor abdominal.
  • Distensión del abdomen.
  • Diarrea.
  • Estreñimiento.
  • Problemas a la hora de ganar peso o pérdida de peso.
  • Crecimiento por debajo de la media.
  • Pubertad tardía.
  • Apatía e irritabilidad.
  • Vómitos y náuseas (menos comunes que en bebés).

Además de estos síntomas, existen otros extraintestinales (como la anemia ferropénica o la dermatitis herpetiforme) que merece la pena conocer. De todas formas, se explorarán en apartados posteriores.

La celiaquía en adultos

Las manifestaciones clínicas de la enfermedad celiaca en adultos son muy diversas y pueden afectar a múltiples sistemas. Los síntomas difusos y variados suelen hacer que la celiaquía se confunda con otras muchas patologías, lo cual dificulta mucho el diagnóstico. Se estima que hasta el 20 % de los pacientes conocen su estado con más de 60 años de edad. Algunos de los signos y síntomas más comunes en este grupo etario son los siguientes:

  • Diarrea.
  • Pérdida de peso.
  • Fatiga.
  • Hinchazón y gases a nivel abdominal.
  • Estreñimiento.
  • Intolerancia a la lactosa derivada de daños en el intestino delgado.
  • Deposiciones blandas, de consistencia grasa, voluminosas y con muy mal olor.
  • Náuseas y vómitos.

Muchos celíacos adultos sin diagnosticar infravaloran sus múltiples y frecuentes molestias porque se han acostumbrado a vivir con ellas. Es difícil relacionar la ingesta de gluten con la gran variedad de síntomas intra y extradigestivos de la enfermedad, de ahí su infradiagnóstico en pacientes con edad avanzada.

Síntomas extradigestivos

Si bien los primeros síntomas de la enfermedad celíaca en bebés y niños se asocian sobre todo al entorno digestivo, los signos y los síntomas extradigestivos son muchísimo más comunes en la población adulta. Se exploran algunos de los más relevantes en las siguientes líneas.

Anemia ferropénica

La anemia por déficit de hierro (anemia ferropénica) ocurre por la disminución de la absorción de este mineral debido a la atrofia de las vellosidades intestinales. Muchas personas, a pesar de tomar suplementos de hierro, continúan con este cuadro. Es necesario dejar de consumir gluten en su totalidad para que el régimen farmacológico pueda surtir efecto.

Osteoporosis

Según el portal Coeliac UK, hasta el 75 % de las personas con enfermedad celíaca presentan una densidad ósea más baja de lo normal, incluso si los síntomas gastrointestinales son leves. Esto se debe a una absorción intestinal pobre de calcio, vitamina D y otros nutrientes. En general, este cuadro mejora una vez se deja de consumir gluten. También puede ser necesaria la administración de suplementos de calcio.

Dermatitis herpetiforme

La dermatitis herpetiforme (DH) es una enfermedad autoinmunitaria que produce grupos de ampollas rojas que pican mucho. Existe una clara relación entre la DH y la celiaquía, pues hasta el 10 % de los celíacos terminan desarrollándola. El sarpullido pruriginoso suele aparecer en los codos, las rodillas, el torso, el cuero cabelludo y los glúteos. La administración del fármaco dapsona suele mejorar los síntomas, aunque en todos los casos debe cortarse el consumo de gluten.

Condiciones neurológicas

La deficiencia de vitaminas secundaria a la malabsorción en la enfermedad celíaca puede causar hallazgos neurológicos anormales. Entre ellos, se destacan los siguientes:

  • Ataxia de gluten: esta es una enfermedad de naturaleza autoinmunitaria que ataca al cerebelo y provoca descoordinación de movimientos. La inestabilidad, la falta de equilibrio, la dificultad para hablar y los problemas de coordinación son algunos de los síntomas más comunes.
  • Neuropatía periférica: es una insuficiencia de los nervios que llevan la información entre el cerebro y la médula espinal.
  • Epilepsia: según estudios, la epilepsia es hasta 1,8 veces más prevalente en las personas celíacas. De todas formas, es necesario continuar investigando este posible vínculo.

 

Compra tu prueba

La celiaquía puede generar complicaciones graves a largo plazo si no se elimina el gluten de la dieta. En VIVOLABS, contamos con pruebas serológicas para el diagnóstico de la enfermedad celiaca. También ponemos a tu disposición análisis genéticos que estiman tu probabilidad de desarrollar esta enfermedad a lo largo de la vida.

Otros artículos relacionados

El síndrome de San Filippo cursa con síntomas diversos.
Salud general

Síndrome de Sanfilippo

Las enfermedades raras afectan a una proporción reducida de la población global. Aunque los casos absolutos de estas patologías sean muy reducidos, suponen un auténtico

Leer más »

Deja aquí tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.