¡Date prisa! 10% descuento en todas nuestras pruebas. Código: Navidad10

Válido hasta el 10/01/2022. No acumulable a otros vales descuento.

Días
Horas
Minutos
Segundos
Logo_web

Piojos púbicos (ladillas): causas, síntomas y tratamientos

El sexo es natural y necesario para el mantenimiento de las poblaciones en (casi) todos los seres vivos biológicamente complejos. El acto sexual modela múltiples procesos, incluyéndose entre ellos la propia evolución de parásitos especializados en transmitirse durante el contacto físico. Los piojos púbicos o ladillas se han especializado en infectar nuestro aparato genital externo y hacen de su hogar el vello púbico.

Las ladillas se engloban dentro del término pediculosis, que también incluye la infestación de piojos en la cabeza y en el resto del cuerpo. Todos los patógenos de este grupo pertenecen al orden Phthiraptera y son insectos de pequeño tamaño sin alas. Si quieres conocerlo todo sobre los piojos púbicos y cómo deshacerte de ellos, sigue leyendo.

¿Qué es una ladilla y cuál es su ciclo vital?

La ladilla o piojo púbico es un insecto ectoparásito obligado del ser humano. Su nombre científico es Pthirus pubis, mide entre 1 y 3 milímetros, es redondeado, achatado y tiene un color amarillento. Este invertebrado se ha especializado en la colonización de la zona púbica tanto de hombres como de mujeres, pero también puede encontrarse en otras partes del cuerpo (como cejas, pestañas, pecho y axilas). Se alimenta de la sangre del hospedador.

El ciclo vital de la ladilla se divide en los siguientes pasos:

  1. Las hembras adultas ponen los huevos en la base del pelo púbico. Estas depositan unos 30 huevos durante las 3-4 semanas que permanecen vivas.
  2. Los huevos eclosionan en un periodo de 7 días en forma de ninfas, similares a los adultos (pero de un tamaño más pequeño).
  3. Las ninfas experimentan 3 mudas hasta transformarse en ejemplares adultos. Como rasgo diferencial, cabe destacar que son mucho más anchos que los piojos de la cabeza (Pediculus humanus).
  4. Si los adultos se separan del entorno púbico y no se pueden alimentar de sangre, mueren en 24-48 horas.
  5. Los adultos se reproducen y las hembras comienzan a poner huevos en el vello, cerrando el ciclo vital.

Cada año, millones de personas adquieren ladillas tras el contacto sexual. Esta infestación parasítica afecta a personas de todas las razas, grupos étnicos y estratos sociales. Es muy importante reconocer sus signos y síntomas de modo temprano para evitar la expansión del parásito.

Las ladillas generan dolor genital.

¿Qué causa la infestación de ladillas genitales?

La transmisión de las ladillas entre personas ocurre, en la inmensa mayoría de los casos, por el contacto sexual. De todas formas, también es posible contagiarse si se entra en contacto con el material personal de una persona infectada. Esto último incluye sábanas, mantas, toallas, ropa interior y otras prendas de ropa contaminadas. Al contrario de lo que algunas personas piensan, ni perros, ni gatos ni ningún otro animal doméstico puede transmitir las ladillas. Este parásito es exclusivo del ser humano.

Por otro lado, cabe destacar que estos parásitos no se transmiten por contagios rápidos casuales, como pueden ser un abrazo, un apretón de manos o un roce rápido. También es muy poco común que se produzca una infección al usar un baño público porque, como hemos dicho, las ladillas no sobreviven más de 48 horas sin consumir sangre del hospedador.

Las ladillas son muy diferentes a los piojos de la cabeza y se transmiten por las relaciones sexuales.

Síntomas de las ladillas

Las ladillas adultas se alimentan de sangre por lo menos 50 veces al día. Esto provoca un intenso picor en la zona púbica, lo que propicia el rascado, el daño en la epidermis y la posible instauración de infecciones secundarias. No es la succión de los parásitos en sí lo que más malestar causa, sino la reacción inmunitaria del propio cuerpo derivada de la infestación. Dicho de otro modo, el organismo avisa de que algo va “mal” en el entorno genital causando dicho malestar.

Los síntomas suelen aparecen a los 5 días tras la exposición. Los más relevantes son los siguientes:

  • Picazón intensa en las zonas con abundante vello púbico (o, raramente, en otras zonas del cuerpo, como las cejas). Este es el síntoma más común de la infestación.
  • Pequeñas manchas de sangre en la ropa interior.
  • “Puntitos” blancos en la zona púbica difíciles de quitar.
  • Febrícula y sensación general de debilidad.

En este punto, cabe destacar que en situaciones excepcionales los síntomas pueden aparecer más allá de la zona púbica. Las ladillas se pueden instaurar en las pestañas, las cejas, el vello del pecho, las axilas e incluso la barba.

¿Cómo reconocer las ladillas a simple vista?

A pesar de su pequeño tamaño, las ladillas son visibles al ojo humano. Cada uno de los estadios se puede reconocer por los siguientes rasgos:

  • Huevos: son bastante difíciles de ver si no se presta especial atención. Tienen una forma ovalada y un tamaño blanco-amarillento.
  • Ninfas: son mucho más pequeñas que los adultos y tardan de 2 a 3 semanas en desarrollarse.
  • Adultos: los ejemplares adultos son de tamaño grisáceo o marrón claro. Tienen 6 patas y las delanteras son más prominentes que el resto. Se pueden ver a simple vista.

Diagnóstico de las ladillas o piojos púbicos

Es necesario acudir al médico en cuanto se sienta cualquiera de los síntomas citados. El picor puede deberse a las ladillas o a muchas otras infecciones de transmisión sexual, algunas potencialmente graves. El autodiagnóstico nunca es una opción y hay que buscar ayuda profesional cuanto antes.

Una vez en el centro médico, el profesional de la salud observará fácilmente los piojos en la zona púbica con la ayuda de un dermatoscopio. Si el paciente es un adulto, puede que sea necesario realizar pruebas de otras enfermedades de transmisión sexual como medida preventiva (gonorrea, clamidia, sífilis y más). En caso de que el afectado sea un niño pequeño, no hay que descartar el evento como un indicio de abuso sexual.

Tratamiento de las ladillas

El primer tratamiento para las ladillas es aplicar lociones o champús de venta libre (sin necesidad de receta médica) con una concentración de permetrina al 1 %. Este es un compuesto químico sintético que se utiliza con gran eficacia como insecticida y acaricida. Si esto no funciona, se pueden aplicar medidas un poco más fuertes:

  • Ivermectina: se toma como una dosis única de 2 pastillas, con opción de repetir tras un tiempo si el fármaco no ha surtido el efecto deseado.
  • Melatión: este es un insecticida organofosforado sintético de amplio uso. Se aplica en forma de loción y debe limpiarse tras 8-12 horas de la aplicación.
  • Vaselina: si la infestación tiene lugar en las pestañas, aplicar vaselina con un bastoncillo 3 veces al día durante 1-2 semanas puede ser de ayuda.

La primera dosis del tratamiento suele matar a los individuos adultos, pero es posible que los huevos no se remuevan del todo del entorno púbico. Por ello, puede que sea necesario repetir el tratamiento o tomar medidas diferentes, siempre bajo supervisión de un médico.

Las ladillas, piojos del pubis o piojos púbicos son un problema relativamente menor si se tiene en cuenta la diversidad de patógenos que se pueden transmitir durante el acto sexual. De todas formas, de no tratarse, esta infestación puede favorecer la infección por otros agentes patógenos mucho más problemáticos. Si te has visto reflejado/a en cualquiera de los síntomas citados, acude con presteza al centro médico. En caso de ser positivo, hay que avisar a las parejas sexuales para que se traten también.

Compra tu prueba

En VIVOLABS, contamos con múltiples pruebas para el diagnóstico de las ETS más comunes por PCR ultrasensible. Si tienes cualquier sospecha o has practicado sexo no seguro, no dudes en hacerte con la tuya aunque no tengas síntomas. En el terreno de la salud sexual, siempre es mejor prevenir que curar.

Otros artículos relacionados

pruebas de vih en Madrid
Salud sexual

Tipos de pruebas del VIH

El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) no requiere presentación. Desde su descubrimiento en el año 1983, más de 84 millones de personas se han

Leer más »

Deja aquí tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *