¡Date prisa! 10% descuento en todas nuestras pruebas. Código: Navidad10

Válido hasta el 10/01/2022. No acumulable a otros vales descuento.

Días
Horas
Minutos
Segundos
Logo_web

¿Qué es la anhidrosis?

La termorregulación es la capacidad de los organismos para modificar su temperatura corporal dentro de ciertos límites biológicamente posibles. Cuando llegan las épocas calurosas, los humanos activamos de forma inconsciente ciertos mecanismos para disipar el exceso de calor que almacenamos. Algunos de los métodos más eficaces de termorregulación son la producción de sudor y la vasodilatación a nivel cutáneo.

Pero, ¿qué sucede cuando alguno de estos mecanismos falla por otros motivos subyacentes? Aquí te lo contamos todo sobre la anhidrosis, una condición que puede complicar mucho la regulación de la temperatura corporal y derivar en problemas serios. ¡No te lo pierdas!

Características generales de la anhidrosis

La anhidrosis es una condición que cursa con incapacidad para sudar de forma normal. Cuando el flujo de sudor emitido es leve se habla de hipohidrosis. Aunque en algunos casos se utilicen ambos términos como intercambiables, cabe destacar que la anhidrosis hace referencia a la ausencia total de sudoración.

Sudar es un mecanismo termorregulador muy eficaz. Cuando la temperatura corporal comienza a subir, el sistema nervioso autónomo estimula a las glándulas ecrinas para que se produzca la secreción de fluidos a través de la piel. A medida que este fluido se evapora, el organismo se enfría. Una sola gota de sudor del tamaño de un guisante puede enfriar casi 1 litro de sangre en 1 grado Fahrenheit.

La ausencia total de sudoración puede ser letal. Si este evento fisiológico impide que todo el cuerpo secrete sudor como mecanismo termorregulador, el organismo se puede sobrecalentar y derivar en un fallo multiorgánico. De todas formas, si la incapacidad para sudar se limita a un área pequeña, se reduce mucho la gravedad del cuadro.

La anhidrosis se puede categorizar según 3 agentes causales principales:

  1. Alteraciones periféricas en las propias glándulas ecrinas.
  2. Idiopática, cuya causa es desconocida.
  3. Enfermedad central, patología neuropática o medicamento que interrumpe las entradas neurales del hipotálamo anterior hacia las glándulas secretoras de sudor.
La anhidrosis cursa con falta de sudoración.

Síntomas de la anhidrosis

Los signos y síntomas de la anhidrosis pueden derivar en efectos muy graves. Algunos de los más comunes son los siguientes:

  • Incapacidad para sudar.
  • Mareo.
  • Enrojecimiento de la piel.
  • Calambres musculares.
  • Debilidad generalizada.
  • Sensación de calor, agobio e incapacidad para refrescarse.

De todas formas, cabe destacar que la sintomatología de la anhidrosis dependerá de si todo el cuerpo se ha visto afectada o solo una área. Por ejemplo, si la incapacidad para sudar está circunscrita, el paciente puede sentir que otras partes del cuerpo sudan de más tratando de compensarlo. Este último escenario no suele ser motivo de preocupación, ya que el organismo sigue siendo capaz de termorregular en mayor o menor medida.

Causas

La anhidrosis es una condición muy poco común, pero puede tener muchísimas causas subyacentes. Entre ellas, destacamos las siguientes:

  • Daños en las glándulas productoras de sudor por traumatismos, formación de cicatrices o cirugías previas.
  • Degradación de los nervios relacionados con la sudoración por diabetes, alcoholismo o síndrome de Guillain-Barré (un trastorno poco frecuente en el que el sistema inmunitario daña a las neuronas).
  • Trastornos del sistema nervioso autónomo: cuadros clínicos muy poco conocidos, como el síndrome de Ross y el síndrome del arlequín, pueden cursar con sudoración anormal o desigual en el cuerpo.
  • Neuropatías periféricas de diversos tipos, sean un no diabéticas.
  • Condiciones que provocan daños en la piel, como quemaduras muy graves o lepra.
  • Cáncer de pulmón: esta neoplasia maligna grave puede provocar ausencia de sudoración unilateral y exceso en la otra mitad del cuerpo.
  • Amiloidosis: las amiloidosis son un conjunto heterogéneo de enfermedades que provocan daños en diversos órganos por la acumulación de proteínas anómalas.

Por otro lado, cabe destacar que múltiples medicamentos trastocan los patrones de sudoración en el ser humano. Entre ellos, se encuentran algunos antidepresivos tricíclicos, antihistamínicos, antiepilépticos, antiespasmódicos y más. Si tienes cualquier duda o temor antes de comenzar un tratamiento farmacológico, no dudes en consultar a tu médico.

Diagnóstico de la anhidrosis

Una vez en la clínica, es de vital importancia hablar con el profesional médico y comentarle todos los síntomas, condiciones asociadas y medicamentos recetados en los últimos tiempos. La anhidrosis puede tener muchísimas causas y toda información es útil para encaminar el diagnóstico. La exploración física y la anamnesis son esenciales en los primeros pasos.

La prueba termorreguladora del sudor evalúa la producción de este líquido con el aumento de la temperatura corporal. Durante este análisis, el cuerpo del paciente estará recubierto con polvo rojo de alizarina. Cuando está húmedo, el polvo cambia de color de naranja a púrpura. Este método sirve para cuantificar la sudoración de forma no invasiva.

Por otro lado, la prueba cuantitativa del reflejo axónico sudomotor (QSART) es de gran utilidad para comprobar el estado de los nervios autónomos. En ella, se aplica una estimulación eléctrica leve y se revisa la liberación de sudor (o ausencia de ella) tras el estímulo. También se pueden elegir otros muchos análisis para descubrir la causa subyacente y la extensión del problema.

Tratamiento de la anhidrosis

El tratamiento de la anhidrosis depende en su totalidad de la causa subyacente. Por ejemplo, si el agente causal es un fármaco, lo mejor es consultarlo con el médico y buscar una solución que genere menos malestar en el paciente. En caso de que el responsable sea un síndrome genético hereditario, la condición suele ser vitalicia. Algunos escenarios se pueden tratar y otros no.

Independientemente del pronóstico, es vital que toda persona con hipohidrosis o anhidrosis se cuide, sobre todo durante el verano y otros momentos calurosos del año. Recogemos una serie de recomendaciones generales en la siguiente lista:

  • Usar ropa ligera y poco apretada.
  • Hidratarse de manera constante, sobre todo en las horas del día más calurosas.
  • Evitar a toda costa la realización de actividades físicas muy demandantes durante momentos de calor.
  • Si se siente mucho calor, darse unas ducha de agua fría.
  • Utilizar un spray con agua en la superficie de la piel para favorecer la evaporación y la pérdida de calor interno.
Esta patología puede presentarse con múltiples signos y síntomas.

La anhidrosis es un síntoma de una enfermedad subyacente o una condición clínica propia. A veces se puede tratar y otras no, pero en todos los casos hay que tomar medidas preventivas para mejorar la salud del paciente. Si te has visto reflejado/a en cualquiera de los signos clínicos citados, no dudes en acudir a un profesional médico con presteza.

Compra tu prueba

La anhidrosis puede tener muchas causas. Algunos de nuestros análisis de salud generales te permitirán conocer tu estado de salud general, lo que ayudará a encaminar el diagnóstico de muchos problemas.

Otros artículos relacionados

pruebas de vih en Madrid
Salud sexual

Tipos de pruebas del VIH

El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) no requiere presentación. Desde su descubrimiento en el año 1983, más de 84 millones de personas se han

Leer más »

Deja aquí tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *