¡Date prisa! 10% descuento en todas nuestras pruebas. Código: Navidad10

Válido hasta el 10/01/2022. No acumulable a otros vales descuento.

Días
Horas
Minutos
Segundos

Reserva ovárica

La capacidad reproductiva no es infinita. A medida que los seres vivos crecen y se desarrollan, también envejecen los sistemas encargados de traer nueva vida al mundo. Los humanos no somos la excepción y, por ello, llega un punto en la vida de la mujer en el que la concepción se hace imposible.

La fertilidad está programada desde un enfoque biológico, pues toda mujer que viva lo suficiente llegará a un punto en el que no podrá seguir concibiendo. De todas formas, hay ciertos factores individuales que pueden alargar o disminuir el intervalo en el que es posible quedarse embarazada. No dejes de leer, pues en este artículo te contamos todo lo que debes saber sobre la reserva ovárica y su relación con la fertilidad.

Fertilidad y embarazo

La fertilidad es la capacidad para reproducirse o procrear. Este parámetro depende de la interacción entre varios factores, como el estado general de salud, la edad, el buen funcionamiento del sistema endocrino y ciertos componentes culturales (trabajo, ritmo de ocupación, matrimonio y más). Principalmente, la fertilidad femenina está condicionada por 2 rasgos basales: la calidad de los óvulos y la capacidad de ovular.

Los años reproductivos más prolíficos de una mujer se encuentran entre el final de la adolescencia y la veintena. A partir de los 30, la fertilidad comienza a decrecer. Se estima que el 50-80 % de las mujeres que intentan dar a luz a partir de los 45 años no lo consiguen. La menopausia llega a los 51 años de media y, a partir de este punto, es imposible concebir mediante mecanismos biológicos naturales.

Según portales profesionales, hasta el 10 % de las mujeres tienen problemas para quedarse embarazadas a pesar de estar en una edad viable a nivel reproductivo. Esto se debe a múltiples factores y, en la mayoría de los casos, se puede tratar si se diagnostica el cuadro subyacente.

La fertilidad femenina depende de muchísimos factores.

¿Qué es la reserva ovárica?

El término “reserva ovárica” hace referencia a la cantidad de óvulos que genera una mujer en un momento determinado de su vida. Este parámetro determina la capacidad del ovario para producir óvulos que son capaces de fertilizarse y evolucionar hacia un embarazo sano. La reserva ovárica está muy ligada con la fertilidad, pues ambas decrecen a la vez con el paso del tiempo.

Algunos de los factores que pueden causar un declive en la reserva ovárica son los siguientes:

  1. Declive normal derivado de la edad.
  2. Factores genéticos, como el síndrome X frágil y otras muchas condiciones. Los problemas de expresión en los genes BRCA1, MRE11, Rad51 y ATM también se asocian al declive de la reserva ovárica.
  3. Problemas en la glándula adrenal, una estructura pequeña que libera hormonas esteroideas, epinefrina y norepinefrina.
  4. Ciertos trastornos autoinmunitarios.
  5. Causas iatrogénicas, es decir, derivadas de un tratamiento médico. La quimioterapia, la radioterapia y otros factores pueden disminuir la reserva ovárica.

¿Cómo se mide la reserva ovárica?

Toda mujer de 35 años o más que haya tratado de quedarse embarazada durante los últimos 6 meses sin conseguirlo debe realizarse una prueba para cuantificar su reserva ovárica. A continuación, exploramos las pruebas indirectas más útiles para medir este parámetro.

Prueba de niveles de hormona foliculoestimulante (FSH)

La hormona foliculoestimulante (FSH) es un tipo de gonadotropina que regula el ciclo reproductivo. En mujeres, la FSH ayuda a controlar el ciclo menstrual y estimula el crecimiento de los óvulos dentro de los ovarios. Los niveles más altos de esta hormona tienen lugar antes de que el ovario libere el óvulo.

Los niveles anormalmente altos de FSH en sangre (una amplia gama de valores umbral de hasta 25 UI/L) pueden asociarse a varias patologías. Entre ellas, se destacan la insuficiencia ovárica primaria (IOP), el síndrome de ovario poliquístico (SOP) o la presencia de un tumor ovárico. También es indicativo de menopausia o perimenopausia.

Prueba de la hormona antimulleriana (AMH)

La hormona antimulleriana (AMH) juega un papel muy importante en el desarrollo de los órganos sexuales del feto durante el embarazo. Además, está implicada en la maduración de los folículos ováricos, las estructuras en las que se desarrollan estas células reproductoras femeninas. Por ello, tiene una relación estrecha con la fertilidad y la reserva ovárica.

Un nivel alto de AMH en sangre puede significar que las probabilidades de embarazo y el tiempo de fertilidad son altos. Desde un punto de vista algo más negativo, este parámetro también se asocia en algunos casos al síndrome del ovario poliquístico (SOP). Por otro lado, tener la AMH baja en sangre puede indicar mayor dificultad para concebir.

Prueba de la inhibina B

La inhibina B es una hormona que ejerce un feedback negativo sobre la FSH, ya citada. Para las mujeres sanas en edad reproductiva, la disminución de la inhibina B puede reflejar una reserva ovárica baja de manera efectiva. De todas formas, se suele acompañar del análisis de otros parámetros para obtener un resultado más robusto.

Prueba de estradiol

El estradiol juega un papel fundamental en el desarrollo sexual. En las mujeres, esta hormona actúa como promotor del crecimiento de los órganos reproductivos y es necesaria para el mantenimiento de los ovocitos (precursores de los óvulos) en el ovario.

Los niveles alterados de estradiol en sangre pueden ser indicativo de disminución de la función ovárica. También se asocian a la pubertad precoz en niñas, el crecimiento mamario anormal en varones, la pérdida rápida de peso y otros muchos trastornos.

La reserva ovárica está positivamente correlacionada con la fertilidad femenina en el tiempo.

Como habrás podido comprobar, son muchas las pruebas que pueden ayudar a conocer, de manera indirecta, la reserva ovárica y fertilidad general de una mujer. Si tienes cualquier problema a la hora de concebir o simplemente quieres conocer tu estado general de salud con respecto a tu capacidad reproductiva, no dudes en consultar a tu profesional de confianza.

La reserva ovárica se puede conocer con esta prueba

En VIVOLABS, contamos con una prueba específica que te permitirá conocer tus niveles de hormona antimülleriana (AMH) en sangre mediante quimioluminiscencia. No necesitas ni receta médica ni cita previa y nuestro personal de clínica te atenderá con rapidez.

Otros artículos relacionados

El síndrome de San Filippo cursa con síntomas diversos.
Salud general

Síndrome de Sanfilippo

Las enfermedades raras afectan a una proporción reducida de la población global. Aunque los casos absolutos de estas patologías sean muy reducidos, suponen un auténtico

Leer más »

Deja aquí tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.