¡Date prisa! 10% descuento en todas nuestras pruebas. Código: Navidad10

Válido hasta el 10/01/2022. No acumulable a otros vales descuento.

Días
Horas
Minutos
Segundos
Logo_web

Síntomas generales de las ETS

Cada día, más de 1 millón de personas contraen una enfermedad de transmisión sexual (ETS). La mayoría de los casos son asintomáticos, lo que dificulta mucho su diagnóstico y la toma de medidas preventivas. Detectar cualquiera de los síntomas generales de las ETS es de gran importancia tanto en hombres como en mujeres y es uno de los requisitos principales para evitar la expansión de estos cuadros clínicos.

Más de 30 virus, bacterias y parásitos son capaces de transmitirse a través del contacto sexual. Además, muchas ETS se parecen en el ámbito clínico y su distinción es algo confusa. Para ayudarte a distinguirlas en caso de duda, aquí te presentamos los síntomas de las ETS más prevalentes. ¡No te lo pierdas!

¿Cuáles son los síntomas principales de las ETS?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año se contagian 374 millones de personas con alguna de estas 4 ETS: infección por clamidia, gonorrea, sífilis y tricomoniasis. El herpes simple y el VPH son también bastante prevalentes en la población general, reportando cifras epidemiológicas muy altas en la población adulta. Tampoco hay que olvidar al VIH y las hepatitis virales, bastante más graves que otras ETS más comunes.

En las siguientes líneas te mostramos cuáles son los síntomas principales de las ETS en hombres y mujeres. De todas formas, te recomendamos dejar el autodiagnóstico como última opción: si tienes dudas de contagio, acude a un profesional médico de inmediato.

Infección por clamidia

La infección por clamidia es muy usual en la población general. Está causada por la bacteria Chlamydia trachomatis y puede afectar tanto a hombres como a mujeres.

Los síntomas principales de esta infección en mujeres son:

  • Flujo vaginal anormal con un olor fuerte.
  • Dolor durante las relaciones sexuales.
  • Sensación de ardor al orinar.

Por otro lado, los hombres infectados pueden experimentar:

  • Ardor y picor en la abertura del pene.
  • Secreción anormal por el pene.
  • Sensación de ardor al orinar.
  • Inflamación testicular (menos frecuente).

Cabe destacar que la clamidia también es capaz de infectar el recto si se practica sexo anal. En este caso, tanto hombres como mujeres pueden experimentar dolor rectal, secreciones y sangrado.

Las ETS pueden manifestarse con muchos síntomas.

Gonorrea

La gonorrea es una ETS provocada por la bacteria Neisseria gonorrhoeae. Su propagación es posible con cualquier tipo de actividad sexual, ya sea a través de la boca, la garganta, los ojos, la uretra, la vagina, el pene o el ano.

Los síntomas de la gonorrea en mujeres son:

  • Dolor al orinar.
  • Aumento del flujo vaginal.
  • Sangrado vaginal fuera de la menstruación normal.
  • Dolor en la zona abdominal y pélvica.

Los signos y los síntomas de esta infección en hombres son:

  • Secreción de tipo purulento por la punta del pene.
  • Dolor al orinar.
  • Hinchazón y molestia testicular.

Igual que en el caso anterior, la gonorrea puede afectar a otras muchas partes del cuerpo. Por ejemplo, si se instaura en los ojos provoca dolor ocular, sensibilidad a la luz y secreciones similares al pus. En la garganta, genera dolor de garganta e inflamación de los ganglios linfáticos del cuello. Los signos clínicos de la gonorrea en el recto incluyen picor, manchas de sangre al limpiarse y secreciones purulentas.

Sífilis

La sífilis es una ETS que puede tornarse potencialmente grave (e incluso mortal) si no se recibe el tratamiento adecuado. De no tratarse, reporta una tasa de mortalidad del 8 al 58 %, con una mayor fatalidad en el género masculino. Más que dividir los síntomas en hombres y mujeres, en este caso vemos de interés escindir la enfermedad en sus distintas etapas.

Sífilis primaria. El periodo de incubación de esta fase oscila entre 14 y 21 días después de la exposición al patógeno causal. Cursa con:

  • Una llaga abierta o indolora en la zona de entrada del patógeno, conocida como chancro. Sana entre 3 y 6 semanas después de su aparición.
  • Inflamación de los ganglios linfáticos en las inmediaciones del chancro.

Sífilis secundaria. Si no se recibe tratamiento para la sífilis primaria, en un periodo de 4 a 8 semanas aparece la secundaria. Esta se presenta con los siguientes síntomas:

  • Sarpullido en la piel y en la boca.
  • Dolores musculares.
  • Dolor en las articulaciones.
  • Fiebre.
  • Parches húmedos en los genitales (condilomas sifilíticos).
  • Falta de apetito.
  • Inflamación de los ganglios linfáticos.
  • Pérdida de cabello.
  • Cambios en la visión.

Sífilis terciaria. Es el estadio tardío de la enfermedad y puede aparecer varios años tras la infección primera. Ocurre en hasta el 30 % de las personas que no reciben el tratamiento adecuado. Se considera una fase muy grave y se manifiesta con los siguientes signos (entre otros muchos):

  • Daños cardíacos que desembocan en aneurismas y valvulopatías.
  • Trastornos en el sistema nervioso central (SNC).
  • Tumores en los huesos, el hígado o la piel.

Algunos de los síntomas en esta fase pueden tardar entre 10 y 25 años en desaparecer. Es vital detectar la patología antes de que se torne grave.

Tricomoniasis

La tricomoniasis es una enfermedad de transmisión sexual causada por el protozoo Trichomonas vaginalis. Cabe destacar que esta infección es asintomática en un 50 % de las mujeres y un 70-80 % de los hombres, lo cual dificulta mucho su diagnóstico.

Si se presentan, los síntomas principales de la tricomoniasis en mujeres son:

  • Picazón, ardor y enrojecimiento en el área vaginal.
  • Secreción vaginal de tono verdoso o amarillento.
  • Molestia durante las relaciones sexuales.
  • Mal olor vaginal.
  • Dolor al orinar.

Como hemos dicho en líneas previas, la mayoría de los hombres son asintomáticos. En caso de tener algún síntoma, puede ser:

  • Irritación dentro del pene.
  • Secreción por el pene.
  • Ardor después de orinar y eyacular.

Cabe destacar que la tricomoniasis puede aumentar el riesgo de padecer otras enfermedades de transmisión sexual. Además, esta ETS tiende a complicar el parto y el desarrollo del bebé en mujeres embarazadas.

Infección por VPH

El término virus del papiloma humano engloba a más de 150 tipos víricos capaces de infectar a los seres vivos. Alrededor de 40 de ellos afectan al área genital humana y se transmiten a partir del contacto sexual, razón por la que se consideran causantes de ETS. Los VPH se categorizan en 2 tipos: los de bajo riesgo (no se asocian con el cáncer) y los de alto riesgo (sí se asocian con el cáncer). Son de especial interés los VPH16 y VPH18, ya que propician la aparición de cáncer del cuello uterino en algunas mujeres infectadas.

Muchos cuadros de infección por VPH son asintomáticos y otros cursan con la aparición de verrugas genitales. De todas formas, la preocupación real es la asociación de algunos de ellos con los siguientes tipos de cáncer:

  • Cáncer de cuello uterino.
  • Cáncer de ano.
  • Cáncer de vagina.
  • Cáncer de vulva.
  • Cáncer de pene.
  • Cáncer de garganta y de boca.

Las infecciones por VPH son muy comunes y la mayoría de las personas sexualmente activas terminan infectándose. En muy pocos casos el cuadro evoluciona a un cáncer, pero hay que tener cuidado especial si la variante detectada es un VPH de alto riesgo.

Infección por VIH

El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) no requiere presentación. Este agente patógeno continúa siendo uno de los mayores problemas para la salud pública global y se ha cobrado más de 36 millones de vidas desde su descubrimiento. Esta ETS no tiene cura, pero la administración de los fármacos adecuados puede hacer que los portadores de VIH tengan una vida prácticamente normal. Igual que en el caso de la sífilis, lo adecuado es describir sus síntomas por etapas.

Los síntomas tempranos del VIH pueden ocurrir de 2 a 4 semanas después del contagio. Durante esta fase, se puede experimentar:

  • Fiebre baja.
  • Dolor de cabeza.
  • Cansancio.
  • Inflamación de los ganglios linfáticos.
  • Dolor de garganta.
  • Aftas (úlceras o llagas abiertas en la boca).
  • Erupciones cutáneas.
  • Dolor articular y muscular.
  • Sudores nocturnos.
  • Diarrea.

Tras esta fase temprana, se entra en una infección crónica en la que la sintomatología es prácticamente nula. De todas formas, el virus continúa replicándose dentro del organismo y destruyendo a los glóbulos blancos, lo cual desemboca en una inmunosupresión grave. Si se toman los fármacos adecuados, la fase crónica se mantiene sostenida.

El SIDA es la fase final y más grave de la infección por VIH. El sistema inmunitario del paciente ha sido destruido y, por lo tanto, es mucho más susceptible a otras infecciones oportunistas letales. Estas infecciones secundarias pueden presentarse con los siguientes síntomas:

  • Escalofríos y sudores.
  • Fiebre recurrente.
  • Ganglios linfáticos inflamados.
  • Diarrea crónica.
  • Lesiones persistentes en la cavidad oral.
  • Fatiga persistente.
  • Debilidad.
  • Pérdida de peso.
  • Bultos en la piel.

Infección por el VHS

El virus del herpes simple (VHS) engloba a 2 cepas diferentes:

  • VHS-1: se transmite por el contacto boca-boca y causa el herpes labial. El 67 % de las personas menores de 50 años están infectadas por este agente vírico. Cursa con las típicas calenturas labiales.
  • VHS-2: se transmite por vía sexual y causa el herpes genital. Aproximadamente el 13 % de la población entre 15 y 49 años está infectada por el VHS-2.

Esta ETS se transmite muy fácilmente y, en muchos casos, se presenta de forma asintomática. Por lo general, una vez se produce la infección la sintomatología es recurrente, pero algo menos notable que en los primeros episodios.

Un virus del herpes en la boca.

Aquí te hemos mostrado los síntomas más evidentes de las principales ETS, pero debes tener en cuenta que cada cuerpo es un mundo. Los signos y síntomas no siempre son compartidos y, en algunos casos, la infección pasa inadvertida hasta que es tarde. Ante cualquier duda o sospecha, hazte una prueba específica y acude a tu médico de confianza si cualquier resultado es positivo.

 

Compra tu prueba

Las pruebas más completas de diagnóstico de ETS de VIVOLABS permiten detectar todas las enfermedades aquí citadas. Además, también contamos con análisis específicos según el tipo de patógeno a detectar (VIH, VPH, VHB y más). Si has tenido un contacto de riesgo o has practicado sexo no seguro, no dudes en comprar tu análisis. En el entorno de la salud sexual, siempre es mejor prevenir que curar.

Otros artículos relacionados

pruebas de vih en Madrid
Salud sexual

Tipos de pruebas del VIH

El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) no requiere presentación. Desde su descubrimiento en el año 1983, más de 84 millones de personas se han

Leer más »

Deja aquí tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *