¡Date prisa! 10% descuento en todas nuestras pruebas. Código: Navidad10

Válido hasta el 10/01/2022. No acumulable a otros vales descuento.

Días
Horas
Minutos
Segundos

Infección por VPH: síntomas, causas y tratamiento

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) o infecciones de transmisión sexual (ITS) son un problema creciente a nivel global. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que, cada día, un millón de personas contraen una ITS y la mayoría presentan síntomas leves o nulos. La infección por el virus VPH se encuentra en este grupo y es de las más prevalentes, ya que afecta a más del 80% de hombres y mujeres sexualmente activos a lo largo de su vida.

Estos agentes víricos tienen una amplia presencia en la población general y suelen asociarse a cuadros infecciosos leves o asintomáticos. De todas formas, algunos tipos de VPH son causantes de diferentes tipos de cáncer. Es esencial diagnosticar estos cuadros antes de que deriven en una condición severa.

¿Qué es el VPH?

El virus del papiloma humano (VPH) es un virus ADN perteneciente a la familia Papillomaviridae. Se conocen más de 200 variantes de VPH según sus alteraciones genéticas y se clasifican con base en su potencial oncológico (bajo y alto riesgo). También se pueden dividir según el cuadro general que provocan:

  • Verrugas cutáneas comunes: VPH 2, 7 y 22.
  • Verrugas plantares: VPH 1,2,4 y 63.
  • Verrugas planas: VPH 3,10 y 28.
  • Verrugas genitales: VPH 6, 11, 42 y 44. Las variantes 6 y 11 son las que causan la mayoría de estas lesiones genitales benignas, pero por suerte se consideran de bajo riesgo.
  • Displasia anal: VPH 16, 18, 31, 53 y 58.
  • Cánceres genitales: los VPH 16, 18, 31 y 45 son los que más se asocian al cáncer genital, sobre todo los 16 y 18 en el caso del cáncer del cuello del útero en mujeres. No son los mismos que causan verrugas genitales.
  • Papilomas bucales: VPH 6, 7, 11, 16 y 32.
  • Cáncer de orofaringe: VPH 16.

Estos son algunos de los VPH de mayor relevancia médica, pero existen muchos más. Este conglomerado vírico representa a la enfermedad de transmisión sexual más común en todo el mundo, pues casi toda persona sexualmente activa se infecta a lo largo de su vida. Hasta el 80% de la población general porta el patógeno en algún momento, pero en muchos casos el cuadro es asintomático.

Prácticamente toda persona padece una infección por VPH en su vida.

¿Cuáles son los síntomas de la infección por VPH?

Algunos tipos de VPH generan verrugas cutáneas, mientras que otros causan infecciones genitales de diferentes tipos (en estructuras externas o internas). En los hombres, las verrugas genitales suelen aparecer en el pene, sobre todo en la base del prepucio y la uretra. Por otro lado, en mujeres estas lesiones benignas se presentan en la vulva, la pared vaginal, la piel que rodea el aparato genital externo y el cuello del útero.

La mayoría de personas infectadas por VPH no presentan síntoma alguno, ya que el sistema inmunitario suele acabar con el virus antes de que se generen las verrugas ya descritas. Si estas aparecen casi siempre son indoloras, aunque a veces se acompañan de síntomas como escozor, ardor, picor y malestar general ocasional. Las lesiones aparecen en un periodo de 1 a 6 meses después de la exposición y generan cuadros más evidentes en personas con inmunosupresión.

El VPH y el cáncer

Según la OMS, los VPH 16 y 18 son los causantes del 70% de los cuadros de cáncer de cuello uterino y lesiones precancerosas en mujeres. Este es el cuarto tipo de cáncer más común en el género femenino y se diagnostican más de 600 000 casos anuales en todo el mundo. El 90% de los fallecimientos a consecuencia de esta enfermedad tienen lugar en países de medio y bajo ingreso.

Además del cáncer de cuello uterino, algunos VPH se han asociado a la presencia de neoplasias malignas como cáncer anal, orofaríngeo, de pene o vulvar. Algunos de los síntomas generales de estos cuadros son los siguientes:

  • Cáncer de pene: cambios en color y grosor de este órgano, sangrado y dificultad para orinar.
  • Cáncer de ano: sangrado anal o rectal, dolor, masa o bulto en el canal anal y picazón.
  • Cáncer vulvar: picazón que no se alivia, dolor y sensibilidad, sangrado no menstrual, cambios en la piel y ulceraciones.
  • Cáncer de la orofaringe: dolor de garganta que no desaparece, dificultad para tragar, dolor de oído y problemas para mover la lengua.

A pesar de los datos brindados, cabe destacar que la mayoría de infecciones por VPH (de alto o bajo riesgo) provocan síntomas leves o nulos. Por ejemplo, en mujeres el 70% de las infecciones desaparecen en un año y el 90% en 2. Cuando el cuadro persiste (en el 5-10% de los casos), existe el riesgo de desarrollar lesiones precancerosas, las cuales se agravan con el tiempo. El proceso lleva más de una década en general, así que existen múltiples oportunidades de detección.

Cada año, mueren más de 300 000 mujeres a causa de un cáncer de cuello uterino.

El cáncer de cuello uterino está asociado al VPH

¿Cómo se produce el contagio del VPH?

Existen más de 200 tipos de VPH y su vía de transmisión es variable. Por ejemplo, las variantes que generan verrugas cutáneas ingresan al organismo a través de cortes, abrasiones o pequeños desgarros de la piel. De todas formas, los 40 tipos (o más) asociados a la aparición de lesiones genitales se transmiten a través del sexo, de ahí que se consideren patógenos causales de infecciones de transmisión sexual.

Los VPH asociados al ámbito sexual se suelen contagiar a través del sexo vaginal, anal u oral. Además, el patógeno es capaz de transmitirse incluso si el portador es asintomático. Toda persona sexualmente activa puede contraer el VPH, tenga una o varias parejas.

Diagnóstico de la infección por VPH

Es necesario buscar ayuda profesional cuando se detecta cualquier tipo de lesión o anormalidad genital, incluyendo las verrugas ya descritas. De todas maneras, también es útil llevar a cabo pruebas de detección de patógenos sexuales de forma periódica si se mantienen relaciones sexuales con más de una pareja. El Análisis completo de enfermedades de transmisión sexual (11 agentes patógenos) de VIVOLabs ofrece una máxima exactitud a la hora de detectar la infección por VPH.

Más allá de las pruebas de detección de virus, el Instituto Nacional del Cáncer (NCI) recomienda que toda mujer entre 30 y 65 años lleve a cabo una prueba de Papanicolaou cada 3-5 años. Esta citología vaginal permite registrar cambios en las células del cuello del útero asociados a la aparición de un cáncer.

Tratamiento de la infección por VPH

La infección por VPH no tiene cura en sí misma, pero las verrugas genitales y otros síntomas asociados sí se pueden tratar. Aunque estas lesiones suelen desaparecer por sí solas, también existe la posibilidad de abordarlas con cirugías tradicionales, láser, crioterapia y medicamentos específicos (como la podofilotoxina). Las lesiones precancerosas derivadas del cuadro en el cuello uterino también deben extraerse cuanto antes.

Prevención

La mejor prevención para evitar la infección por VPH es la vacunación temprana. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan la vacuna contra el VPH para niñas y niños de 11 y 12 años de edad, aunque puede aplicarse a partir de los 9 años. Esta protege contra los VPH más peligrosos (16 y 18) y algunos más, pero no todos. Las opciones aprobadas en Estados Unidos y otras regiones son Gardasil®, Gardasil® 9 y Cervarix®.

Más allá de la vacunación, la práctica de sexo seguro y la detección temprana de la infección son claves. Usar preservativo y barreras de látex bucales cada vez que se lleve a cabo un acto sexual minimiza la probabilidad de contagio.

 

Compra tu prueba

Nuestras pruebas de diagnóstico de ETS por PCR pueden confirmar la infección por VPH con toda fiabilidad. Estos análisis detectan 32 variantes de VPH, incluyendo aquellas de alto riesgo oncológico.

Otros artículos relacionados

El síndrome de San Filippo cursa con síntomas diversos.
Salud general

Síndrome de Sanfilippo

Las enfermedades raras afectan a una proporción reducida de la población global. Aunque los casos absolutos de estas patologías sean muy reducidos, suponen un auténtico

Leer más »

Deja aquí tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.