¡Date prisa! 10% descuento en todas nuestras pruebas. Código: Navidad10

Válido hasta el 10/01/2022. No acumulable a otros vales descuento.

Días
Horas
Minutos
Segundos
Logo_web

¿Qué son los postbióticos?

Los prebióticos y los probióticos cada vez están más presentes en la sociedad general. Los prebióticos son fibras vegetales especializadas que actúan como fertilizantes que estimulan el crecimiento de bacterias sanas en el intestino, mientras que los probióticos son microorganismos vivos que se pueden consumir dentro de comidas o suplementos con el fin de estabilizar la flora intestinal. Aunque estos términos cada vez están más extendidos, ¿sabes qué son los postbióticos?

Mantener sanas a las bacterias del intestino es esencial para evitar problemas de salud, tanto digestivos como en el resto de órganos y sistemas. En las siguientes líneas, te contamos qué son los postbióticos y cómo pueden influir positivamente sobre tu cuerpo.

Postbióticos: definición y términos

Como hemos dicho en líneas previas, el término postbiótico está muy relacionado con los prebióticos y los probióticos. Recordamos que los prebióticos son compuestos alimentarios que sirven como alimento a las bacterias buenas del intestino, mientras que los probióticos son microorganismos vivos que mantienen sana la flora intestinal. Hay comidas que son ricas en probióticos de forma natural por los procesos de fermentación que se requieren para obtenerlas y otras se enriquecen con ellos, pero hay que tener claro que el probiótico es el microorganismo vivo. Las bacterias de los géneros Lactobacillus y Bifidobacterium son los probióticos más comunes.

Con estos conceptos claros, podemos entrar de lleno en el tema que nos atañe. La palabra post proviene del griego y significa “después”, mientras que bios hace referencia a la vida, en este caso concreto (biótico) a la existencia de microorganismos. Con estas construcciones linguísticas en la mano, es fácil llegar a la conclusión de que los postbióticos son sustancias que permanecen una vez la bacteria que las ha producido ya no está viva o presente.

Dicho de un modo algo más sencillo, en este grupo se engloban los compuestos bioactivos que producen las bacterias probióticas cuando consumen prebióticos. Aunque se trata de sustancias de desecho producidas por los microorganismos durante su metabolismo, pueden llegar a tener efectos beneficiosos sobre la salud del hospedador, en este caso el ser humano.

Tipos de postbióticos

Los postbióticos están en su infancia en comparación con los prebióticos y los probióticos. Queda mucha investigación que hacer para categorizarlos de la manera adecuada y afirmar sus efectos sobre el bienestar. De todas formas, se conocen varios tipos de compuestos que podrían entrar en esta categoría:

  • Ácidos grasos de cadena corta, producidos cuando la fibra y el almidón de la dieta son fermentados por los microorganismos intestinales.
  • Lipopolisacáridos, compuestos mayoritarios de la membrana externa de muchas bacterias.
  • Exopolisacáridos, otros polímeros presentes en la superficie de muchas bacterias, como Lactobacillus y Bifidobacterium.
  • Enzimas, proteinas complejas principalmente encargadas de romper carbohidratos y lípidos en el entorno intestinal.
  • Otros fragmentos de la pared celular/citoplasma de las bacterias intestinales.
  • Productos metabólicos de las reacciones de las bacterias, como vitaminas y aminoácidos.

La vitamina K es un ejemplo claro de postbiótico que puede ayudar a entender el término. Este compuesto liposoluble se encuentra de forma principal en los vegetales verdes, pero también es sintetizado por ciertas bacterias intestinales (como algunas cepas de E. coli). Esta vitamina es muy importante para la coagulación sanguínea y el mantenimiento de los huesos, entre otras muchas cosas.

¿Cuáles son los beneficios?

Se ha demostrado en múltiples ocasiones que, en las dosis adecuadas, tanto los prebióticos como los probióticos pueden promover la salud intestinal. Los beneficios de los postbióticos pueden ir más allá que los reportados por los elementos anteriores debido a, principalmente, dos motivos:

  1. Se pueden aplicar en dosis más potentes: si se prescribe por un médico, la dosis a administrar de un postbiótico dado puede ser mayor a la que producirían las bacterias intestinales en situación de normalidad.
  2. Son más estables y aguantan mejor: no podemos olvidar que los probióticos son microorganismos vivos, por lo que se suelen requerir ciertas condiciones de refrigeración y procesado para mantenerlos viables. El hecho de que tengan que aguantar a largo plazo en el entorno es, además, un factor que excluye a diversos microorganismos dentro de esta categoría. Como los postbióticos son compuestos no vivos, se elimina este problema.

Según médicos y doctores, los postbióticos podrían utilizarse para manejar los síntomas de algunos tipos de alergia, ayudar a bajar de peso, mantener a raya los niveles de azúcar en sangre, disminuir la intensidad de los cólicos intestinales y reducir las probabilidades de padecer estreñimiento/diarrea. De todas formas, se requiere más investigación para asegurar sus beneficios en todos los casos.

Los postbióticos podrían tolerarse mejor que los probióticos

Alimentos que pueden contener postbióticos

Como hemos dicho en líneas previas, los postbióticos son tanto componentes de las bacterias como sus productos metabólicos. Por ello, es de esperar que los alimentos más ricos en postbióticos sean los mismos con abundantes probióticos obtenidos de forma natural durante la fermentación. Entre ellos, destacamos los siguientes:

  • Suero de leche.
  • Queso cottage.
  • Kombucha.
  • Kimchi.
  • Yogur.
  • Chucrut.
  • Sopa de miso.
  • Pepinillos fermentados.
  • Tempeh.
  • Pan de masa fermentada.

Los probióticos y los prebióticos se suelen comercializar también en forma de suplementos alimenticios, pero los postbióticos no están tan investigados y, por ende, no han llegado a la mayoría de superficies comerciales. Si quieres saber más sobre ellos, no dudes en consultar a tu nutricionista de confianza.

¿Tienen riesgos?

Los postbióticos en sí no tienen por qué ser riesgosos para la inmensa mayoría de las personas. Al tratarse de productos metabólicos naturales, son bien tolerados. De todas formas, si quieres aumentar los niveles de postbióticos en tu cuerpo a través del consumo de probióticos, te recomendamos que lo consultes antes con un profesional en la salud.

La toma no supervisada de probióticos (recordamos, los microorganismos que sintetizan los postbióticos) puede conllevar problemas para la salud en algunas personas con enfermedades graves, sistemas inmunitarios débiles, enfermedades gastrointestinales previas, embarazadas o que han pasado un proceso quirúrgico reciente. Es necesario tener esto muy en cuenta antes de comenzar el consumo.

La microbiota intestinal tiene múltiples funciones en nuestro cuerpo.

El mundo de los postbióticos se encuentra en su infancia. Aunque la ciencia apunta a sus múltiples beneficios, todavía se requiere mucha investigación para iniciar su comercialización y recomendarlos al público general. Si tienes cualquier duda sobre ellos, no dudes en consultar a tu profesional médico de confianza.

Compra tu prueba

En VIVOLABS, contamos con dos estudios que te permitirán conocer el estado general de tu microbiota o flora intestinal. Así, podrás averiguar si tienes un desequilibrio y tu médico podrá indicarte la toma de prebióticos o probióticos. No se requiere ni cita previa ni prescripción para llevarlos a cabo.

Otros artículos relacionados

pruebas de vih en Madrid
Salud sexual

Tipos de pruebas del VIH

El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) no requiere presentación. Desde su descubrimiento en el año 1983, más de 84 millones de personas se han

Leer más »

Deja aquí tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *