¡Date prisa! 10% descuento en todas nuestras pruebas. Código: Navidad10

Válido hasta el 10/01/2022. No acumulable a otros vales descuento.

Días
Horas
Minutos
Segundos

Testosterona baja en hombres: causas, síntomas y tratamiento

Las hormonas son los mensajeros químicos de nuestro cuerpo. Estas moléculas de naturaleza orgánica realizan una serie de funciones esenciales en el organismo y ayudan a regular procesos biológicos, como el hambre, la presión arterial, el deseo sexual y hasta el estado anímico. Más de 50 hormonas diferentes se han descrito en humanos, y algunas tienen un mayor rol que otras según el sexo biológico. Es el caso de la testosterona en varones y el estrógeno en mujeres, por ejemplo.

Aunque la hormona testosterona juegue un papel vital tanto en el sexo masculino como en el femenino, a nivel divulgativo se asocia a los varones y los rasgos que conforman la “masculinidad” desde un punto de vista cultural. En las siguientes líneas, diseccionamos toda la información que debes saber sobre la testosterona baja en hombres. ¡No te lo pierdas!

Testosterona: definición y niveles normales

La testosterona es la principal hormona masculina responsable de regular la diferenciación sexual. Se produce de forma primaria en los testículos, aunque los ovarios y las glándulas suprarrenales también la secretan en pequeñas cantidades. Entre sus múltiples funciones, destacamos las siguientes:

  • Descenso de los testículos durante el desarrollo de caracteres sexuales primarios.
  • Producción del esperma (espermatogénesis).
  • Distribución de la grasa corporal.
  • Desarrollo del músculo esquelético y la fuerza.
  • Formación de glóbulos rojos (eritropoyesis).
  • Desarrollo de caracteres sexuales secundarios: voz grave, vello facial y corporal y más.
  • Mantenimiento de la libido.

En este punto, cabe destacar que la testosterona tiene un importante efecto anabólico, es decir, que promueve el crecimiento de huesos, músculos, altura y más. El pico de concentración de esta hormona en sangre en hombres tiene lugar durante la juventud (18-19 años), coincidiendo con una etapa clave para el desarrollo. Tras ello, los niveles van bajando de forma natural a medida que pasa el tiempo. Según fuentes profesionales, el 40 % de los varones de 45 años o más tienen la testosterona baja.

La testosterona en sangre se puede medir como total, libre o biodisponible. De todas formas, casi siempre que se habla de niveles de testosterona se hace referencia al valor total. Los valores normales de testosterona total circulante son los siguientes.

  • Varones: 300 -1000 nanogramos por decilitro (ng/dL) o de 10 a 35 nanomoles por litro (nmol/L).
  • Mujeres: 15 a 70 ng/dL o 0.5 a 2.4 nmol/L.
salud proactiva
movil

Síntomas de la testosterona baja en hombres

Se considera que un varón adulto tiene la testosterona baja cuando presenta niveles en sangre menores de 250 – 300 ng/dL. Algunos de los síntomas más comunes de este evento son los siguientes:

  • Bajo deseo sexual (libido).
  • Fatiga.
  • Reducción de la masa muscular.
  • Disfunción eréctil.
  • Depresión y estado anímico bajo.
  • Irritabilidad.
  • Pérdida de vello púbico y de las axilas.
  • Encogimiento de los testículos.
  • Sofocos.
  • Bajo conteo de espermatozoides en el semen o ausencia de ellos (azoospermia), lo que se traduce en infertilidad.
  • Tejido mamario anormalmente grande (ginecomastia).
  • Aumento de la grasa corporal.
  • Menor fuerza y aguante.
  • Pérdida de densidad ósea.

Estos son solo algunos de los signos clínicos de tener la testosterona baja, pero hay que tener en cuenta que pueden cambiar según el sexo biológico, la edad y otros muchos factores. Además, también hay que considerar que muchos de los síntomas citados pueden ser consecuencia de otro problema, tanto físico como psicológico. Al ser tan generales, se requiere atención de un profesional médico ante la aparición de cualquiera de ellos para llegar al diagnóstico adecuado.

Causas

De forma natural, los niveles de testosterona en sangre de los varones comienzan a bajar durante la treintena. Esto es completamente normal y no tiene por qué ser sinónimo de enfermedad. De todas formas, algunos cuadros clínicos pueden hacer que el proceso se acelere, ocurra antes de tiempo o genere síntomas más evidentes.

Las causas de la producción baja o nula de testosterona por parte de los testículos, evento también conocido como hipogonadismo, se pueden englobar en 2 grandes categorías:

  1. Primario: en este caso, los testículos no funcionan bien por sí mismos. Las causas de ello pueden estar presentes desde el nacimiento (hipogonadismo primario congénito) o aparecer a lo largo de la vida (hipogonadismo primario adquirido).
  2. Secundario: los testículos son normales, pero no funcionan bien debido a problemas en la hipófisis y/o hipotálamo, regiones que controlan la liberación de hormonas en los genitales. También puede ser congénito o adquirido.

Muchos eventos clínicos pueden desembocar en un hipogonadismo. Destacamos los siguientes según su tipología:

  • Hipogonadismo primario congénito: ausencia de testículos al nacer (anorquia), testículos no descendidos (criptorquidia), hipoplasia de las células de Leydig, síndrome de Klinefelter (cuando el varón nace con un cromosoma X extra), síndrome de Noonan y ciertas distrofias musculares.
  • Hipogonadismo primario adquirido: lesión de un testículo o extirpación del mismo, inflamación de uno o ambos testículos (orquitis), aplicación de quimioterapia o radioterapia a los genitales como parte de un tratamiento, tumores y uso de esteroides anabólicos.
  • Hipogonadismo secundario congénito: hipogonadismo hipogonadotrópico aislado (causado por déficit de gonadotropina, a su vez derivada de problemas en hipófisis/hipotálamo), síndrome de Kallmann y síndrome de Prader-Willi.
  • Hipogonadismo secundario adquirido: falta de hormonas hipofisarias (hipopituitarismo), daños en el cerebro, fallo renal, infección por VIH y SIDA, obesidad, diabetes mal gestionada, trastornos relacionados con el consumo de alcohol, cirrosis del hígado, hemocromatosis y más.

Más allá de la larga lista aquí citada, hay que tener en cuenta que una de las causas principales de la testosterona baja en hombres es el uso de esteroides anabólicos, versiones sintéticas de la testosterona que se emplean en el mundo del deporte y culturismo con el fin de desarrollar musculatura y mejorar el rendimiento deportivo. El uso abusivo y sin supervisión de estos compuestos causa hipogonadismo y, por ende, que los niveles de la testosterona “natural” caigan, con todos los síntomas que esto conlleva.

¿Cómo se diagnostica la testosterona baja en hombres?

En primer lugar, el profesional médico deberá realizarle al paciente una serie de preguntas en lo referente a sus síntomas (momento de aparición, duración, intensidad y más), toma de fármacos, enfermedades previas y más. También será necesario un examen físico general para comenzar el proceso diagnóstico.

Tras el triaje inicial, se pueden realizar los siguientes análisis para diagnosticar los niveles bajos de testosterona en la sangre:

  • Prueba de niveles de testosterona total en sangre: esta prueba consiste en una extracción de sangre periférica por venopunción. Se recomienda llevarla a cabo durante las 7-10 horas de la mañana, pues es el momento en el que más representa la realidad. Hay que contarle al médico cualquier enfermedad o régimen farmacológico previo, ya que podría alterar los resultados.
  • Prueba de niveles de hormona luteinizante (LH) en sangre: la LH se produce en la hipófisis y hace que los testículos produzcan testosterona, entre otras muchas cosas. Puede determinar la naturaleza secundaria de un hipogonadismo, es decir, problemas fuera de los genitales.
  • Análisis de niveles de prolactina en sangre: la prolactina es otra hormona producida en la hipófisis. Demasiada prolactina reduce la producción de las hormonas estrógeno y testosterona y puede ser indicio de problemas en esta glándula y/o tumores.

Tratamiento

El abordaje de la testosterona baja depende mucho del agente causal. El tratamiento hormonal suele ser el camino a seguir en varones adultos, pues esto puede ayudar a combatir los signos clínicos del hipogonadismo, ya citados. De todas formas, todo abordaje clínico de este tipo debe ser monitorizado por un profesional en salud como mínimo una vez al año para asegurar que todo está yendo bien y que los beneficios son superiores a los posibles perjuicios.

La terapia de reemplazo de testosterona se puede aplicar de diversas formas: geles que se aplican en distintas partes del cuerpo, inyecciones a través del músculo, masillas que se colocan en la boca, preparados para las fosas nasales y más, además de gránulos implantables y parches. La testosterona no se puede consumir por vía oral en forma de pastilla, pues puede tener graves efectos sobre el hígado.

Por muchos beneficios que reporte esta terapia de reemplazo hormonal, también tiene diversos riesgos: puede causar acné, agrandamiento de los senos, alteraciones del sueño, agrandamiento de la próstata, aumento de la presión arterial y mucho más. Es por esto que hay que discutir muy bien con el profesional médico las opciones antes de comenzar el tratamiento. Además, algunas personas (como aquellas que han tenido cáncer de próstata) no se suelen considerar aptas para este tratamiento.

Además de la terapia de reemplazo de testosterona, pueden ser necesarias otras pruebas y abordajes clínicos si la causa de la falta de producción de la hormona es adquirida. Por ejemplo, en caso de que una orquitis infecciosa afecte a ambos testículos, habrá que tratar la infección con los fármacos pertinentes.

¿Cuáles son las enfermedades causadas por calor?

La testosterona baja es un problema relativamente común en varones y puede tener múltiples causas. Debido a lo genérico de sus síntomas, te recomendamos ir al médico ante cualquier duda. Esta condición requiere asistencia profesional tanto en su diagnóstico como en el tratamiento.

Otros artículos relacionados

Deja aquí tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *