¡Date prisa! 10% descuento en todas nuestras pruebas. Código: Navidad10

Válido hasta el 10/01/2022. No acumulable a otros vales descuento.

Días
Horas
Minutos
Segundos

Zonulina

La zonulina es una proteína sintetizada en las células del intestino y el hígado. Su función más relevante es modular la permeabilidad de las uniones estrechas entre las células en las paredes del tubo digestivo. Además, se trata de la molécula precursora de la haptoglobina 2 (Pre-HP2), por lo que se utiliza de forma intercambiable con este término. Está involucrada en la inmunidad innata intestinal y se sobreexpresa en diversas condiciones autoinmunes, como la celiaquía y la diabetes tipo 1.

La zonulina se sintetiza en el intestino y en el hígado. Al regular de forma reversible la permeabilidad intestinal, juega un papel esencial en el flujo de moléculas entre el tubo digestivo y el torrente sanguíneo. Permite el paso de los nutrientes y bloquea la entrada de moléculas demasiado grandes, así como microorganismos que forman parte de la microbiota intestinal.

La zonulina es un biomarcador importante para la salud intestinal y su concentración elevada en heces puede ser indicativo de diversas patologías. En las siguientes líneas, exponemos los usos de la zonulina en el entorno clínico.

Zonulina fecal: ¿para qué sirve este análisis?

La zonulina es la proteína fecal que mejor refleja la permeabilidad intestinal. Sus niveles elevados pueden ser considerados como marcadores de una barrera intestinal alterada y también reflejan una reacción secundaria a un proceso inflamatorio. De todas formas, hay otros biomarcadores en heces (como la calprotectina) que se usan con más asiduidad para cuantificar la inflamación.

Diversos procesos patológicos se asocian a niveles de zonulina elevados en el tracto gastrointestinal. Además, ciertos factores ambientales y conductuales, como la dieta o ser fumador, pueden causar que el parámetro salga alterado en el análisis. El conjunto de microorganismos que habitan en el intestino, englobados bajo el término microbiota, también son capaces de modular la concentración de zonulina fecal.

¿En qué casos se recomienda?

Se puede recomendar un análisis de la zonulina fecal ante los siguientes síntomas:

  • Dolor
  • Cólicos
  • Hinchazón abdominal
  • Cambios en el aspecto de las deposiciones
  • Cambios en la frecuencia de evacuación
  • Meteorismo (gases intestinales)
  • Diarrea
  • Fiebre
  • Fatiga
  • Sangre en las heces o sangre oculta en las heces (FOB)
  • Disminución del apetito
  • Pérdida de peso

Estos signos clínicos pueden ser indicio de un síndrome del intestino irritable (SII), enfermedad de Crohn y otras muchas patologías intestinales. El análisis bioquímico de zonulina en heces puede ser uno de los múltiples parámetros empleados para detectar cualquiera de estas condiciones, pero no el único.

¿Cuáles son los resultados normales?

Los resultados normales de zonulina en heces son de 0 a 107 ng/g. De todas formas, los límites de este parámetro pueden variar ligeramente según el laboratorio consultado, pues otras fuentes profesionales lo colocan entre 25,1-160,8 ng/ml. Todo resultado obtenido en una prueba como esta debe ser interpretado por un profesional médico para llegar al diagnóstico más certero.

¿Qué significa tener la zonulina fecal alta?

Los niveles elevados de zonulina en heces se asocian a diversas patologías de tipo digestivo y extradigestivo, entre las que se encuentran las siguientes:

  • Síndrome del intestino irritable: el síndrome del intestino irritable o SII es un trastorno que conlleva dolor abdominal y cambios en el flujo intestinal. Las causas exactas no son claras, pero la alteración de los niveles de zonulina en los pacientes con la enfermedad se ha datado en múltiples estudios.
  • Enfermedad de Crohn: la enfermedad de Crohn es una condición inflamatoria y crónica del tubo digestivo que evoluciona de modo recurrente con brotes. Los pacientes con la patología activa presentan niveles elevados de zonulina tanto séricos como fecales.
  • Diabetes tipo 1: la diabetes tipo 1 es una enfermedad crónica que cursa con niveles elevados de glucosa en sangre debido a una producción deficiente o nula de insulina. Tal y como indican estudios, la zonulina se está planteando como un biomarcador potencial para el riesgo de desarrollar esta condición.

En este punto, cabe destacar que no todas las patologías intestinales cursan con una zonulina sérica o fecal alta. La colitis ulcerosa es un claro ejemplo de ello. Por esta razón, toda interpretación de los resultados debe ser llevada a cabo por un profesional médico. Solo él sabrá realizar el diagnóstico adecuado a partir de los resultados expuestos.

Compra tu prueba

En VIVOLABS, contamos con un estudio de microbiota avanzado que incluye el análisis de la zonulina fecal y otros muchos parámetros bioquímicos asociados al bienestar intestinal. También ponemos a tu disposición diversas pruebas de predisposición genética para la celiaquía, la intolerancia a la lactosa y la intolerancia a la fructosa, cuadros que podrían explicar los síntomas aquí descritos.

Otros artículos relacionados

Deja aquí tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *