¡Date prisa! 10% descuento en todas nuestras pruebas. Código: Navidad10

Válido hasta el 10/01/2022. No acumulable a otros vales descuento.

Días
Horas
Minutos
Segundos

10 señales que alertan de una enfermedad renal

Los riñones son los órganos principales del aparato urinario y, como tales, realizan una serie de funciones inestimables para nuestra supervivencia. Entre sus múltiples labores, destacan la depuración de sustancias de desecho de la sangre, la eliminación del exceso de líquido, el mantenimiento del equilibrio químico sanguíneo y la secreción de hormonas (eritropoyetina, renina, calicreína y más). Estas pequeñas estructuras filtran una media de 200 litros de sangre al día con el fin de mantenernos vivos.

Por desgracia, existen diversas enfermedades que pueden afectar a las nefronas (unidades básicas del riñón), haciéndoles perder efectividad y funcionalidad con el paso del tiempo. Este proceso es lento y progresivo, se conoce como enfermedad renal crónica y afecta hasta al 10 % de la población mundial, lo que equivale a más de 800 millones de personas. Con estas cifras en mente, no es de extrañar que el fallo renal esté entre las 20 primeras causas de muerte globales.

Más allá de cifras epidemiológicas, es necesario destacar que hay diversas señales que alertan de una enfermedad renal. Detectarlas a tiempo es esencial antes de llegar a un punto irreversible. En las siguientes líneas, te mostramos 10 signos y síntomas de que algo no va bien en los riñones.

1. Cambios en la producción de orina

Las nefronas, unidades estructurales y funcionales básicas de los riñones, son las responsables de la purificación de la sangre. Se encargan de regular la cantidad de agua y sustancias solubles, excretando lo innecesario en forma de orina y reabsorbiendo los elementos que se pueden reaprovechar por el organismo. Cuando los riñones fallan, los cambios en la producción y excreción de orina son algunos de los más notables.

La necesidad de orinar más de lo normal, sobre todo por la noche, puede ser una señal de un fallo en los riñones. De todas formas, este síntoma también se puede asociar a una infección del aparato genitourinario o un agrandamiento de la próstata, entre otras cosas. No siempre indica una enfermedad renal.

2. Sangre en la orina

La presencia de sangre en la orina, condición conocida a nivel médico como hematuria, es uno de los síntomas que más se asocian a la patología en el aparato genitourinario. Puede tener una causa inofensiva o de fácil solución en muchos casos (infección de transmisión sexual, cálculos o agrandamiento benigno de la próstata), pero en otros es señal de cáncer, lesiones renales y problemas irreversibles.

La hematuria puede ser macroscópica (visible a simple vista) o microscópica (solo identificable en el laboratorio). La sangre en la orina que solo se puede ver en el laboratorio es un síntoma común de glomerulonefritis, una enfermedad que cursa con la inflamación de los glomérulos renales.

3. Orina espumosa

Esta es la última de las señales de enfermedad renal relacionadas con la orina nombradas en la lista, pero existen más. La producción de orina espumosa puede llegar a ser una señal de presencia de proteínas en este líquido, algo que no es normal. En situaciones de equilibrio los elementos proteicos son filtrados por los riñones, pero se reabsorben porque pueden ser empleados por el cuerpo. El hecho de que se excreten proteínas en la orina indica que las estructuras renales no están realizando su función como deberían.

Es normal que la orina se presente con burbujas, sobre todo cuando se hace pis con mucha fuerza o este choca contra la superficie del váter. De todas formas, la espuma que aparece cuando se excretan proteinas es más densa, blanquecina y cuesta deshacerse de ella al tirar de la cadena. Ante la duda, se recomienda comentar el síntoma con un médico.

4. Fatiga

La fatiga es una sensación de falta de energía, agotamiento y cansancio que se puede manifestar como efecto secundario del sobreesfuerzo físico y diversas enfermedades, entre otras muchas cosas. Un fallo severo en los riñones puede provocar la acumulación de toxinas y sustancias de desecho en el cuerpo, lo que se traduce en una sensación de fatiga constante que no mejora con el reposo o el descanso.

Además, estudios muestran que la anemia es una complicación común en la enfermedad renal crónica. Este cuadro cursa con fatiga en sí mismo, además de otros síntomas como debilidad, piel pálida/amarillenta, latidos cardiacos irregulares, mareos, aturdimiento y dificultad para respirar.

movil
salud proactiva

5. Piel seca y con picazón

La piel extremadamente seca es una clara señal de una enfermedad renal crónica en estadio avanzado. El picor que caracteriza a este cuadro, también conocido como prurito urémico, se debe a la acumulación de toxinas y elementos en la sangre (calcio, fósforo, magnesio, aluminio, histamina y más). Además, estudios han demostrado que las señales enviadas a los receptores de opioides en las células nerviosas pueden estar desequilibradas en la patología de los riñones, lo que provoca picazón.

6. Hinchazón de los ojos

La hinchazón de ocular, sobre todo por la mañana, es una de las múltiples señales de enfermedad renal. La pérdida de proteinas con la orina y el consiguiente desajuste de la homeostasis sanguínea, ya nombrada en apartados previos, resulta en el almacenamiento de líquidos y minerales como el calcio y el fosfato alrededor de los ojos, lo que provoca su hinchazón.

7. Problemas respiratorios

Cuando los riñones no están filtrando la sangre correctamente, es posible que ocurra una acumulación de fluidos en ciertas partes del cuerpo. Una de esas partes son los pulmones, por lo que es común que los pacientes con una enfermedad renal crónica tengan cierta dificultad para respirar correctamente.

8. Hinchazón de las extremidades

Como hemos dicho en líneas previas, la pérdida de proteinas en sangre y la acumulación excesiva de fluidos derivadas del fallo renal pueden traducirse en la hinchazón de ciertas estructuras corporales. En este apartado centramos nuestra atención en los edemas, hinchazones de los tejidos blandos debido a la acumulación de líquido en el compartimento intersticial.

Los edemas derivados de la enfermedad renal suelen presentarse en pies, manos y piernas. Este signo clínico requiere atención inmediata, pues también puede ser señal de otras condiciones graves como enfermedad cardiovascular, insuficiencia venosa crónica, trombosis venosa profunda, pericarditis, hipertensión pulmonar y diabetes, entre otras.

9. Calambres musculares

Los calambres musculares, sobre todo en las piernas, son comunes en las personas con enfermedad renal. Están causados ​​por desequilibrios en los líquidos y electrolitos derivados de una mala filtración, por daño a los nervios debido a la acumulación de toxinas o por problemas de flujo sanguíneo.

10. Dolor en la espalda

Los riñones están ubicados a cada lado de la columna vertebral, justo debajo de la caja torácica. Como producto de ciertas enfermedades, se puede producir un dolor que se localiza en la región anatómica de los riñones. Algunos de los desencadenantes comunes de este síntoma son las piedras en los riñones, la infección renal, los quistes renales y la enfermedad renal poliquística.

Es fácil confundir un dolor renal con un dolor lumbar al uso (derivado de malas posturas, problemas vertebrales o agarrotamiento muscular). De todas formas, hay ciertos puntos clave para su distinción:

  • El dolor renal se siente “más profundo” que el lumbar.
  • La lumbalgia se localiza siempre en la espalda baja, mientras que el dolor renal puede estar situado un poco más arriba.
  • El dolor renal suele presentarse a ambos lados de la espalda, y no en el centro de la misma.
  • El dolor renal suele ser constante y no mejora con los cambios de postura o el reposo. Por otro lado, el dolor lumbar sí se suele aliviar cuando se adoptan ciertas posiciones.
La microbiota y la depresión están más relacionadas de lo que podría parecer.

Aquí hemos citado 10 señales de enfermedad renal, pero existen muchas más. Ante cualquier signo o síntoma de un problema en los riñones, te recomendamos acudir al médico con presteza. Muchos de los problemas que afectan a estos órganos se pueden abordar antes de cronificarse con la atención médica adecuada.

Compra tu prueba

En VIVOLABS, ponemos a tu disposición un estudio de sangre que te permitirá conocer de forma rápida y sencilla el estado de tus riñones. Nuestro Análisis Perfil renal se puede adquirir sin receta médica y no se requiere cita previa para la extracción de la muestra, realizada en cualquiera de nuestros centros.

Otros artículos relacionados

Deja aquí tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *