¡Date prisa! 10% descuento en todas nuestras pruebas. Código: Navidad10

Válido hasta el 10/01/2022. No acumulable a otros vales descuento.

Días
Horas
Minutos
Segundos
Logo_web

Las 10 principales causas de muerte en el mundo

La muerte es una parte esencial de nuestra existencia, pues sin ella la vida carecería de sentido. De todas formas, es muy importante diferenciar aquellas defunciones “naturales” (en las que no intervienen factores externos) de las que son causadas por factores prevenibles, como la pobreza, la falta de investigación científica y más. Hablar de la pérdida de vida suele acompañarse de una pregunta: ¿cuáles son las principales causas de muerte en el mundo?

Se estima que, cada año, fallecen más de 60 millones de personas en todo el planeta. Curiosamente, la mitad (54%) de estas defunciones se pueden atribuir a 10 motivos concretos. En las siguientes líneas, te contamos cuáles son las 10 principales causas de muerte en el mundo según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

De todas formas, hay que tener en cuenta que este ranking varía según la región analizada y diversos factores. Estas son las causas más comunes a nivel global, pero no tienen por qué representar el grueso de las defunciones en tu región en concreto. Una vez realizada esta apreciación, vamos a ello.

1. Cardiopatía isquémica o enfermedad coronaria

La cardiopatía isquémica, también conocida como enfermedad de las arterias coronarias, es una patología causada por el estrechamiento de las arterias que van al corazón. Esto causa una reducción en el flujo sanguíneo hacia los tejidos cardiacos, lo que deriva en síntomas como dolor de cuello/mandíbula, latidos rápidos, náuseas y vómitos, dificultad para respirar, fatiga y más. La cardiopatía isquémica es responsable del 16% de las muertes en todo el mundo. Vamos más allá, pues causa hasta 1 de cada 3 defunciones en personas mayores de 35 años.

Hay muchos factores de riesgo para el desarrollo de la cardiopatía isquémica, como la edad avanzada, la hipertensión, el colesterol ato, el tabaquismo, la obesidad, el historial familiar y la diabetes no controlada. El tratamiento de esta condición siempre pasa por mejorar el flujo sanguíneo hacia el corazón, ya sea con fármacos, procedimientos invasivos (como el bypass) o una combinación de ambos.

2. Accidente cerebrovascular o derrame

El accidente cerebrovascular (ACV), mejor conocido como derrame por la población general, ocurre cuando el flujo de sangre a una parte del cerebro está interrumpido, desembocando en muerte de las neuronas por falta de oxígeno y, si no se recibe el tratamiento con presteza, del paciente. Algunos de los síntomas más comunes de este evento son dificultad para hablar, parálisis o entumecimiento de la cara, problemas para ver con uno o ambos ojos, dolor de cabeza y problemas para caminar. El ACV es responsable del 11% de las muertes globales, aunque por suerte la mayoría de personas que lo sufren ya tienen una edad avanzada.

El ACV se divide en 2 tipos principales:

  1. ACV isquémico: está causado por un coágulo de sangre que bloquea/tapona un vaso sanguíneo que nutre al cerebro. Es la variante más usual y representa 8 de cada 10 ACVs.
  2. ACV hemorrágico: está causado por un vaso sanguíneo que se rompe en el cerebro.
El ACV es una de las principales causas de muerte en el mundo.

3. Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es una patología de los pulmones de naturaleza crónica e inflamatoria que impide el correcto flujo de aire a los pulmones. Los signos y síntomas más populares de esta condición son la falta de aire, las sibilancias, la opresión en el pecho, la tos crónica, las infecciones respiratorias frecuentes y la falta de energía. La EPOC es responsable del 6% de las muertes en todo el mundo, lo que equivale a más de 3 millones de defunciones anuales. Más del 80% de estas muertes se producen en países de ingresos medios-bajos.

La principal causa de la EPOC en todo el mundo es el tabaquismo. De todas formas, hay más factores de riesgo a tener en cuenta: contaminación del aire de interiores, exposición ocupacional a polvos y humos, genética y eventos que afecten al desarrollo pulmonar en la infancia son algunos de ellos. El mejor tratamiento para esta condición es dejar de fumar, aunque también existen procedimientos farmacológicos y otros más invasivos para minimizar los síntomas y evitar complicaciones.

4. Infecciones del tracto respiratorio inferior

Las infecciones del tracto respiratorio inferior son las primeras de la lista que sí se consideran contagiosas. Desde un punto de vista médico, estas condiciones se pueden definir como procesos inflamatorios autolimitados que afectan al árbol bronquial tras infección de la vía aérea. Se presentan con síntomas como tos, a veces productiva, que puede prolongarse a lo largo de 3-4 semanas.

Aunque estas infecciones suelan ser problemas menores en las personas adultas sanas residentes en países de alto ingreso, hay que tener en cuenta que no toda la población tiene acceso a antibióticos y tratamientos de soporte si el cuadro se complica. Además, los pacientes con inmunosupresión grave o ancianos están en un riesgo mucho mayor de no poder combatir una infección que para otros es leve.

5. Condiciones neonatales

Hay muchas enfermedades capaces de acabar con la vida antes, durante o poco tiempo después del nacimiento. Algunas de las patologías asociadas a complicaciones graves en la población infantil son la fibrosis quística, la neumonía, la malaria, el sarampión y otros procesos infecciosos. Por suerte, el mayor conocimiento científico y capacidad asistencial han hecho que las muertes en la población infantil se reduzcan de forma drástica en las últimas décadas.

6. Cáncer de pulmón (y otros asociados)

El cáncer de pulmón es el segundo tipo de cáncer más común en todo el mundo, solo superado por el de mama. Sin duda, su factor de riesgo más importante es el tabaquismo: las personas que fuman tienen entre 15 y 30 más probabilidades de desarrollar un tumor maligno en los pulmones en comparación con las que no lo hacen. Se estima que, cada año, se diagnostican más de 2 millones de casos de esta enfermedad y, por desgracia, el pronóstico no suele ser muy favorable.

La tasa de supervivencia a 5 años del diagnóstico en la fase localizada es del 60%. Por otro lado, en la fase distante y muy avanzada, este porcentaje se reduce a un 2%. Algunas células de cáncer de pulmón son intrínsecamente resistentes a la quimioterapia, mientras que otras desarrollan una resistencia y luego se multiplican. La falta de opciones de tratamiento contribuye en gran medida a la mortalidad de este cáncer.

7. Alzheimer y otras demencias

La enfermedad de Alzheimer es el tipo de demencia más común. Se trata de una patología progresiva que comienza a manifestarse en forma de pérdida de memoria leve, pero va avanzando hasta una incapacidad absoluta para mantener la autonomía. A la larga, la enfermedad de Alzheimer es mortal, pero los pacientes que la padecen también pueden morir por cuestiones asociadas (o no), como neumonía, infecciones urinarias y otras.

8. Enfermedades que causan diarrea

Quizá no esperabas un elemento como este entre las causas de muerte más comunes en el mundo pero, de nuevo, hay que tener en cuenta que las infraestructuras sanitarias no son igual de férreas en todos los países. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), las enfermedades diarreicas causan 1 de cada 9 muertes globales en niños. Esto se traduce en más de 2000 defunciones diarias.

Las diarreas graves cursan con una pérdida considerable de fluidos, lo que puede derivar en deshidratación y muerte si no se toman las medidas adecuadas. Alrededor del 88% de las muertes asociadas con la diarrea son atribuibles al agua insalubre,
saneamiento inadecuado e higiene insuficiente. Tener acceso a recursos básicos nunca debería ser un privilegio.

9. Diabetes mellitus

La diabetes es una enfermedad en la que los niveles de glucosa en sangre están más altos de lo normal. Esto se debe a que el cuerpo no es capaz de producir suficiente insulina o, en su defecto, no la usa de la forma adecuada. Se estima que más de 537 millones de personas viven con diabetes en el mundo y se espera que esta tendencia solo vaya al alza con el paso del tiempo.

Aunque asociemos la diabetes a un cuadro común en la población general, no hay que perder de vista que puede tener complicaciones graves si no se mantiene controlada. Entre otras cosas, puede dañar los ojos, los riñones y los nervios. Además, puede desembocar en enfermedades cardiacas, derrames cerebrales y hasta la necesidad de amputar una extremidad.

10. Enfermedades renales

Los riñones son órganos esenciales para el bienestar, pues se encargan de eliminar los desechos del cuerpo, regular el volumen plasmático, controlar la presión arterial, mantener el equilibrio electrolítico y producir ciertas sustancias. Por esta razón, las patologías que cursan con el mal funcionamiento de los riñones merecen estar en esta lista como unas de las causas principales de muerte en el mundo.

Las enfermedades renales causan muchas muertes.

Las causas de muerte más comunes en el mundo son, cuanto menos, sorprendentes. Muchas de ellas están presentes en nuestro día a día, pero otras aumentan su prevalencia en regiones de bajo ingreso y pasan desapercibidas para gran parte de la población. Si una idea queda clara tras estas letras, es la siguiente: queda mucho camino por recorrer para que todo ser humano del planeta tenga un acceso rápido y seguro a la atención médica que necesita.

Compra tu prueba

Otros artículos relacionados

pruebas de vih en Madrid
Salud sexual

Tipos de pruebas del VIH

El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) no requiere presentación. Desde su descubrimiento en el año 1983, más de 84 millones de personas se han

Leer más »

Deja aquí tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *