¡Date prisa! 10% descuento en todas nuestras pruebas. Código: Navidad10

Válido hasta el 10/01/2022. No acumulable a otros vales descuento.

Días
Horas
Minutos
Segundos
Logo_web

Sudores nocturnos: ¿a qué se deben?

El sudor es un mecanismo de disipación de calor esencial en el ser humano. La temperatura ambiental alta, el ejercicio físico, el consumo de alimentos picantes y otros estímulos pueden favorecer los fenómenos de sudoración. A medida que el agua de la piel se evapora, la superficie cutánea se enfría, lo que nos ayuda a mantener nuestro calor interno dentro de unos límites viables. ¿Sabes a qué se deben los sudores nocturnos?

La sudoración es una respuesta natural a muchos estímulos, pero si se presenta sin un desencadenante claro, a veces hay que sospechar de una enfermedad. En las siguientes líneas, enumeramos las principales causas por las cuales se pueden experimentar sudores nocturnos. No dejes de leer.

1. Estrés, ansiedad y trastornos de ansiedad

El estrés es un sentimiento completamente natural. Este surge como respuesta a un desafío o demanda, pues básicamente consiste en un aumento de los niveles fisiológicos y perceptivos a para hacer frente a algo percibido como “amenazante”. Estar estresado en momentos concretos del día es de lo más normal, pero si esta sensación se mantiene en el tiempo y no se controla, es posible padecer trastornos como depresión o ansiedad generalizada.

Según estudios científicos, más de un 33% de la población global se ve afectada por un trastorno de ansiedad a lo largo de su vida. El trastorno de ansiedad generalizado (TAG), el trastorno de pánico, el trastorno de estrés postraumático (TEPT) y el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) son algunos de los más comunes dentro de este grupo. Una mente hiperactivada en el momento de irse a la cama puede hacer que el cuerpo también se sienta en alerta a nivel fisiológico, lo que deriva en sudores nocturnos.

El dolor puede tener causas múltiples.

2. Hipertiroidismo

El hipertiroidismo ocurre cuando la glándula tiroides, ubicada en la base de la parte frontal del cuello, produce más hormonas tiroideas de las que el cuerpo necesita. Esta enfermedad puede tener muchas causas, entre las que se encuentran los nódulos tiroideos, la tiroiditis, el consumo excesivo de yodo y la enfermedad de Graves. La incidencia global de hipertiroidismo se estima entre 0,05% y 1,3% de la población.

El hipertiroidismo conlleva un aumento del metabolismo, lo que a su vez incrementa la temperatura del cuerpo. Por ello, la sudoración nocturna, la intolerancia al calor y las palmas de las manos húmedas son síntomas comunes de esta condición. Esta enfermedad se puede tratar con medicamentos antitiroideos, betabloqueantes (para reducir los síntomas), terapia con yodo radioactivo y cirugía.

3. Menopausia

La menopausia es la etapa vital de la mujer en la que deja de menstruar de forma permanente. Es un proceso natural que suele comenzar a partir de los 45 años, cuando los ovarios femeninos dejan de producir las hormonas estrógeno y progesterona. Se estima que hasta el 75% de las personas del género femenino en esta etapa vital desarrollan sudores nocturnos, por lo que se considera un efecto secundario completamente normal del proceso.

La sequedad vaginal, los sofocos diurnos, los escalofríos, los problemas de sueño, los cambios drásticos en el estado de ánimo, la pérdida de volumen en los senos y el aumento de peso son otros de los signos clínicos comunes de la menopausia. Este proceso natural no requiere tratamiento médico, pero sí se pueden consumir ciertos fármacos para aliviar los síntomas más graves tanto físicos como emocionales.

4. Hipoglucemia

La hipoglucemia tiene lugar cuando el cuerpo no alberga suficiente azúcar en la sangre. No es una condición frecuente, pero puede surgir como efecto del alcoholismo excesivo, la inanición prolongada, algunas enfermedades graves, las deficiencias hormonales y la producción excesiva de insulina. Este suceso es mucho más habitual en las personas diabéticas, pues tomar medicamentos para la diabetes de forma excesiva o no controlada puede hacer que el azúcar en sangre baje más allá de los límites fisiológicos.

Si el bajón de azúcar ocurre por la noche, los sudores nocturnos pueden ser los indicadores iniciales. Este cuadro también se asocia a palidez, temblores, dolor de cabeza, náuseas, fatiga, irritabilidad, dificultad para concentrarse y aturdimiento. El tratamiento inmediato es consumir productos con carbohidratos de acción rápida (zumo de frutas, refrescos, miel y más), pero si el cuadro es grave se puede requerir un ingreso médico.

5. Hiperhidrosis idiopática

Este término complejo hace referencia a una sudoración anormal y excesiva que sucede fruto de un fallo en el sistema nervioso autónomo sin una causa médica o ambiental aparente. La hiperhidrosis está localizada en una parte del cuerpo en la mayoría de los casos y puede ocurrir en cualquier momento, incluyendo la noche. Casi el 3% de la población general, en su mayoría personas de entre 25 y 64 años, experimentan hiperhidrosis. El tratamiento de esta condición es bastante difícil y no siempre da resultados.

6. Cáncer

Dejamos los elementos más preocupantes para el final de la lista, pues en la mayoría de los casos los sudores nocturnos esporádicos no están asociados a un cáncer. De todas formas, en un número contado de ocasiones esto es síntoma de tumores carcinoides, leucemia, linfoma, cáncer óseo, cáncer de hígado y mesotelioma. También puede ocurrir como consecuencia del tratamiento de un cáncer que ya se ha diagnosticado, por la quimioterapia, la cirugía o la radioterapia.

7. Infección por VIH

La infección por VIH se clasifica en 3 fases: aguda, crónica y síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA). Los sudores nocturnos son comunes en la fase aguda del cuadro y se acompañan de otros signos clínicos similares a los de una gripe, como fiebre, escalofríos, diarrea e inflamación de los ganglios linfáticos. Tras esta etapa, y si no se trata, se evoluciona a un estadio crónico en el que la enfermedad progresa de forma asintomática.

La sudoración nocturna también puede ser indicio de SIDA, pero no se tiene por qué llegar a esta etapa si se toma la medicación adecuada y la infección se detecta pronto. De todas formas, la distinción es clara: no importa la fase o el momento, que los sudores no van a ser el único síntoma de infección por VIH.

8. Tuberculosis

La tuberculosis (TB) es una infección causada por una bacteria llamada Mycobacterium tuberculosis. Este patógeno ataca de forma predominante a los pulmones, pero también se puede expandir a otros órganos y sistemas como el cerebro, los riñones o la columna vertebral. Además de los sudores nocturnos, este cuadro suele presentarse con síntomas como tos persistente, dolor en el pecho, esputos sanguinolentos, escalofríos, fiebre y falta de apetito.

9. Alcoholismo

El consumo crónico de alcohol se asocia a más de 200 enfermedades y trastornos diferentes. Se estima que hasta el 5,3% de las muertes globales anuales están relacionadas con el alcoholismo, una cifra para nada desdeñable. Las bebidas alcohólicas afectan al sistema nervioso, provocando una fluctuación en la presión arterial, la frecuencia cardíaca y la temperatura corporal. Los sudores nocturnos pueden ser el resultado de la abstinencia de alcohol o la intolerancia al alcohol.

10. Consumo de ciertos medicamentos

Algunos antidepresivos, esteroides y analgésicos pueden tener como efecto secundario la producción excesiva de sudor durante la noche. Si crees que es tu caso, no dudes en consultárselo a tu médico para que valore la continuación del tratamiento y su correcto funcionamiento.

Los sudores nocturnos pueden tener causas emocionales.

Las causas de los sudores nocturnos son múltiples, pero por suerte estos no se suelen asociar a enfermedades graves. Si te has visto reflejado en estas líneas, te recomendamos mantener la calma, pero también visitar al médico. En caso de que tus sudores sean constantes y no respondan a un estímulo ambiental, puede que requieras algún tipo de tratamiento.

Compra tu prueba

En VIVOLABS, contamos con múltiples perfiles sanguíneos que te permitirán conocer si tienes hipertiroidismo, deficiencia de azúcar en sangre y muchas otras condiciones. No se necesita ni vista al médico ni cita previa para hacérselos, así que no tienes que esperar. Si tienes sudores nocturnos, no te quedes con dudas.

Otros artículos relacionados

pruebas de vih en Madrid
Salud sexual

Tipos de pruebas del VIH

El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) no requiere presentación. Desde su descubrimiento en el año 1983, más de 84 millones de personas se han

Leer más »

Deja aquí tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *