¡Date prisa! 10% descuento en todas nuestras pruebas. Código: Navidad10

Válido hasta el 10/01/2022. No acumulable a otros vales descuento.

Días
Horas
Minutos
Segundos

El eslabón perdido entre tu salud genitourinaria y digestiva

El piso o suelo pélvico es una estructura compleja y dinámica responsable de la estática pélvica. Está conformado por músculos, inserciones musculoesqueléticas y abundante tejido conectivo fibroso. En conjunto, estas estructuras dan soporte a los órganos pélvicos y abdominales en personas de ambos sexos biológicos. En reposo, presenta una forma casi en “V”, y al contraerse se horizontaliza.

El contenido del piso pélvico, explicado de forma práctica y orientativa, se compone de 3 compartimentos:

  • Uno anterior, donde se ubican la vejiga y uretra.
  • Uno medio, donde pueden ubicarse el útero y vagina o próstata y vesículas seminales.
  • Otro posterior, para el recto y conducto anal.

El componente muscular más extenso del piso pélvico es el músculo elevador del ano. Este genera una importante resistencia al aumento de la prensión intraabdominal, buscando estabilizar los órganos abdominales y pélvicos y también el control de esfínteres para la evacuación y/o retención de la orina y heces. Las cadenas ganglionares pélvicas drenan hacia áreas cercanas. La regulación motora y sensitiva de esta área la provee el plexo sacro, donde el nervio pudendo tiene especial protagonismo debido a su inervación autonómica adicional.

Tal y como se ha comentado anteriormente, la anatomía y biomecánica del piso pélvico es compleja, pero más intrincada es la inseparable y críptica interrelación funcional que, a fecha actual, no se termina de dilucidar al completo, lo que hace que no sea nada sencillo circunscribir el origen de algunas patologías que comprometen a estructuras abdomino-pélvicas. En las siguientes líneas, se disecciona la relación entre la salud genitourinaria y digestiva.

No se sabe lo que se tiene hasta que se pierde

Resulta tremendamente interesante aproximarnos a la relevancia del piso pélvico, porque la alteración de su adecuado funcionamiento puede afectar nuestro estado de bienestar y salud global. La disfunción del piso pélvico responde, en esencia, a la incapacidad de ejercer su labor de soporte, protección, velocidad de respuesta y autocontrol.

Este panorama lleva consigo alteraciones de la contractibilidad, de la señalización nerviosa o el grado de irrigación sanguínea local, generando importante sintomatología. Se han identificado cuadros clínicos asociados a la disfunción del piso pélvico, como:

  • Neuralgia del nervio pudendo.
  • Proctalgia fugax (espasmos anales).
  • Coccidinia (dolor en inserción de músculos del piso pélvico).
  • Síndrome de Levator (espasmos en el músculo elevador del ano).

Además, se pueden mencionar las alteraciones en el patrón defecatorio y urinario, prolapso de órganos pélvicos, dolor en pelvis, perineo, uretra, vulva, recto, testículo, urgencia urinaria, perdidas de orina o heces, dolor en las relaciones sexuales, disfunción sexual, molestias continuas o intermitentes en genitales o pelvis. 

movil
salud proactiva

El origen

Los síntomas pueden estar directamente asociados a una disfunción del piso pélvico, o ser consecuencia de la irritación y/o el estímulo en la musculatura lisa (esa fibra muscular que disfruta contrayéndose para cerrar orificios o reducir espacios…) de órganos como el colon, recto, uretra, vejiga, vesícula seminal, vagina, útero y más.

Así mismo, es probable sufrir una disfunción del piso pélvico por circunstancias que aumenten la presión intraabdominal, como p. ej. la gestación y el esfuerzo expulsivo del parto, la obesidad, el estreñimiento, la tos crónica y las actividades de impacto o que precisan levantar grandes pesos de forma repetida. Otros agentes causales pueden ser traumatismos, cirugías, radioterapia pélvica; sin dejar de mencionar las alteraciones del colágeno o el proceso de envejecimiento.

Sin embargo, la disfunción del piso pélvico es multifactorial; no siempre se logra determinar el origen. Un inadecuado funcionamiento puede ser causa, consecuencia o “coexistencia” con otras patologías; en este abanico de posibilidades podríamos citar el síndrome de colon irritable, prostatitis, disfunción eréctil, síndrome genitourinario de la menopausia, cistitis intersticial, endometriosis, vaginosis o cistitis de repetición, entre otros.

Existe una curiosa comunicación entre estructuras y órganos pélvicos, lo que permite explicar procesos clínicos en los que se identifica sintomatología urogenital y digestiva; es decir, es posible que un órgano afectado u lesionado envíe información a otro órgano pélvico orgánicamente sano y genere, en este último, estímulos de activación o dolor. A esta señalización se le denomina sensibilización cruzada.

De forma similar, la ausencia de mejora de cierta sintomatología, como el dolor local, tras un proceso agudo ya remitido, y pese al paso de tiempo, nos puede hacer pensar en una posible sensibilización central. En otras palabras, una memoria del dolor, un cerebro nostálgico que envía información engañosa haciendo que se perciban estímulos inofensivos como amenaza o dar respuestas exacerbadas (p. ej. dolor nociplástico). Como si todo esto fuera poco, algunos autores relacionan la disfunción del piso pélvico con cuadros de ansiedad y depresión o incluso relacionan el empeoramiento de sintomatología pélvica a los niveles de cortisol que genera el estrés.

¿Y ahora qué hacemos?

Frente a una sospecha, contamos con pruebas que ayudan al diagnóstico. Algunas de ellas son de imágenes (escopia, ultrasonido, resonancia magnética…), otras son funcionales (electromiografía, manometría, pruebas de tiempo y dinámica del tránsito…), etc. Así y todo, la historia clínica y el examen físico exhaustivo son los elementos cardinales para una adecuada valoración; también se incluyen en la valoración diagnóstica, abordaje y seguimiento cuestionarios de disfunción del piso pélvico.

El tratamiento tiene varias aristas, puesto que algunos casos precisan de cirugía reparadora o tratamiento farmacológico específico, entre otros. Principalmente, cabe que destacar la fisioterapia primaria y especializada, ya que es una valiosa estrategia para la prevención y mejora de la disfunción de piso pélvico. Hay una amplia literatura que relaciona a la estática pélvica con el equilibrio del ecosistema microbiano. Tal parece que una mejora del soporte y biomecánica pélvica evita caer en estados de hiperpermeabilidad local, con lo cual disminuye la posibilidad de invasión microbiana de patógenos o comensales a órganos pélvicos.

En esta línea, los ejercicios Kegel, así como otras estrategias conservadoras dirigidas al fortalecimiento, flexibilidad y control del suelo pélvico, deben formar parte de nuestras actividades físicas cotidianas, siempre amparados en la asesoría y adiestramiento profesional.

En definitiva, el piso pélvico es uno de los grandes olvidados de la salud global; no obstante, no podemos ignorar su importancia, ya que claramente representa el talón de Aquiles de nuestra salud digestiva, genitourinaria y sexual y, consecuentemente, de nuestro estado de bienestar.

Fecha de publicación: 13-05-2024

Caridad León Robles. MD. MPH. Healthy Longevity Medicine – Grupo VIVO

Bibliografía

  1. American Urogynecologic Society/ International Urogynecological Association Pelvic Floor: Foundational science and mechanistic insights for a shared disease model: an expert consensus
  2. American Society of Colon and Rectal Surgeons. Pelvic Floor Dysfunction Expanded Version
  3. Guía de Asistencia Práctica de la Sección de Suelo Pélvico de la SEGO.
  4. Influence of pelvic floor disorders on sexuality in women
  5. The Role of Pelvic Floor Muscles in Male Sexual Dysfunction and Pelvic Pain
  6.   Male chronic pelvic pain: An update
  7.   Chronic testicular pain as a symptom of pelvic floor dysfunction
  8.   Sexual Pain Disorders, Vestibulodynia, and Recurrent Cystitis: The Evil Trio
  9. Effect of stress urinary incontinence on vaginal microbial communities
  10.   Pelvic floor muscle dysfunctions in women with deep infiltrative endometriosis: An underestimated association
  11. Depression and anxiety in patients with pelvic floor disorders 
  12.   Stress and chronic pelvic pain
  13. Pelvic floor muscle training for the prevention of pelvic floor dysfunction
  14.   The impact of pelvic floor electrical stimulation on vaginal microbiota and immunity
  15. The Effect of Pelvic Floor Rehabilitation on Males with Sexual Dysfunction: A Narrative Review
  16. Pelvic Floor Muscle Training in Males: Practical Applications
  17. Pelvic Floor Physical Therapy for Lifelong Vaginismus: A Retrospective Chart Review and Interview Study
  18. Pelvic Floor Muscle Assessment Outcomes in Women With and Without Provoked Vestibulodynia and the Impact of a Physical Therapy Program
  19. Pelvic Floor Muscle Training In Women Practicing High-impact Sports: A Systematic Review
  20. The role of probiotics in women’s health: An update narrative review
  21. Gut microbiome and chronic prostatitis/chronic pelvic pain syndrome
  22. Microbiome alterations in women with pelvic organ prolapse and after anatomical restorative interventions https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC10579314/
  23. Correlation between postpartum pelvic floor dysfunction and vaginal microecological imbalance in late pregnancy
  24. Pelvic floor exercises (in men)
  25. Ejercicios de Rehabilitación del Suelo Pélvico

Compra tu prueba

Otros artículos relacionados

Deja aquí tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Centros
[SUPER-STORE-FINDER]